Editorial

Letra muerta

La Razón (Edición impresa)

00:00 / 21 de abril de 2013

En El Alto, tan sólo 48 establecimientos (entre bares, licorerías, cabarets y moteles) cuentan con una autorización municipal para vender bebidas alcohólicas, pese a que estos negocios, diseminados por toda la ciudad, se pueden contar por cientos.

Además de los “beneficios” económicos que representa para estos locales funcionar al margen de la ley, pues no pagan impuestos ni se preocupan por cumplir medidas de seguridad, esta situación se debe a que, desde 2007, una ordenanza municipal prohíbe la entrega de licencias a este tipo de establecimientos. Como es de suponer, esta resolución lejos de resolver los delitos que acompañan siempre a esta clase de negocios los ahonda, toda vez que promueve la ilegalidad.

Habida cuenta que no es posible erradicar el crimen ni las malas costumbres únicamente a través de normas, lo óptimo es permitir el funcionamiento de estos establecimientos, pero bajo criterios que desincentiven, con penas de cárcel y sanciones económicas, delitos como la prostitución forzada, la trata de personas y los crímenes violentos. Simultáneamente, además de rigurosos controles, se debiera implementar campañas educativas que ataquen las raíces del problema, fomentando el respeto hacia la ley y hacia las personas. El resto es letra muerta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia