Editorial

Ley para denunciar

No bastará con denuncias y sanciones para resolver el problema de la corrupción policial

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

04:28 / 26 de junio de 2015

Días atrás, en el acto del 189 aniversario de la Policía Boliviana, el Presidente del Estado demandó el diseño y aprobación de una norma para “premiar” a los subalternos que denuncien irregularidades que cometan sus superiores. La medida, que a simple vista puede parecer una solución innovadora para acabar con la corrupción, no estará libre de polémica y conflicto.

En efecto, a tiempo de enunciarse esta propuesta, el Primer Mandatario pidió que en dos años mejore la imagen de la institución del orden y ésta llegue a convertirse en un modelo, por lo menos en Sudamérica. Según el Presidente, “lamentablemente, por algunas personas o grupos de la institución a veces se da una mala imagen”.

De acuerdo con la interpretación del Jefe del Estado, la noción de subordinación y constancia, principal valor institucional, funciona como “una forma de protección a la ilegalidad dentro de la institución”. Y agregó que las denuncias públicas entre los uniformados no contribuyen a mejorar la imagen y la seguridad, probablemente refiriéndose al más reciente escándalo público que afecta a la Policía provocado por la denuncia que hiciera la ahora exsubcomandante Rosario Chávez, quien acusó a altos oficiales de discriminación y corrupción luego de ser destituida del cargo y enviada a un puesto de menor rango.

A su vez, el Vicepresidente del Estado se refirió ayer al mismo tema, señalando que este tipo de denuncias dan pie a la deliberación, la misma que, en su criterio, “es la antesala del golpe, y nosotros no aceptamos eso. Ningún uniformado puede deliberar en democracia”, a tiempo de recordar que existe una estructura de mando e instancias como los ministerios de Gobierno y de Transparencia para presentar denuncias de esta naturaleza.

Respecto a las bases para la propuesta, el Presidente convocó a que si alguien conoce alguna irregularidad, la debe denunciar ante la Fiscalía y el Ministerio de Transparencia, debido a que es su deber y obligación. Queda por ver qué tipo de premios o incentivos pueden proponerse a los policías para que se conviertan en denunciantes de sus camaradas o superiores. El anonimato y la protección estarán, seguramente, entre ellos.

Sin embargo, pese a que puede ser interesante la idea de intentar generar, por la vía de la denuncia (premiada), una cultura de transparencia en la actuación cotidiana de todo uniformado, en los hechos los antecedentes permiten pensar que habrá muchas denuncias motivadas más por el afán de venganza que de luchar contra la corrupción y la impunidad que le sucede.

Arduo trabajo tendrán, pues, quienes proyecten la ley demandada por el Mandatario. Deben prever los múltiples escenarios, y sobre todo deben considerar que no bastará con denuncias ni con sanciones para resolver este problema estructural.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia