Editorial

Linchamientos

La Razón / La Paz

00:31 / 25 de septiembre de 2012

El domingo, La Razón publicó el testimonio de Christian, un adolescente de 15 años que fue linchado por sus propios vecinos de El Alto. Christian vive ahora postrado en cama, con la rabia incrustada en el alma y cicatrices en el 40% de su cuerpo. No puede caminar, pues los golpes y el fuego estropearon los músculos de sus piernas. Su relato, que le cuesta enunciar, revela circunstancias y patrones que se repiten en los linchamientos, crímenes que amenazan con convertirse en una macabra costumbre si no se les pone un freno, pronto.

Basta que alguien, sea joven o adulto, varón o mujer, se equivoque de dirección y no pueda explicar pronto su error, para que algún energúmeno alerte a los vecinos; quienes, azuzados por la histeria colectiva, se muestran siempre inexorables con el supuesto delincuente (por ejemplo Christian se encontraba en estado de ebriedad y estaba tratando de llegar a la casa de su abuela, a tan sólo diez cuadras de su hogar, pero se confundió de puerta).

Y lamentablemente no faltan los comedidos que no sólo lanzan la primera piedra, sino que —peor aún— se sienten con el derecho de juzgar y condenar a las víctimas, sin pruebas, sin preguntas, sin siquiera darles la oportunidad de defenderse; gente peligrosa que esconde su inmundicia bajo una careta de integridad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia