Editorial

Lucrar en medio del dolor

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:09 / 30 de marzo de 2014

El municipio beniano de Guayaramerín es uno de los más afectados por las intensas precipitaciones pluviales de la temporada. Y aunque las lluvias empezaron a cesar, los efectos persisten y la amenaza del agio y la especulación se cierne ahora sobre su población.

Según reportes oficiales, el número de familias afectadas se acerca a 3.000 (unas 400 lo perdieron todo y por ahora viven en carpas), la mayoría en zonas rurales, y según el gobierno local, 3.000 hectáreas de cultivos resultaron dañadas.

Pese a los esfuerzos por dotar de alimentos a los damnificados, la escasez y el encarecimiento de productos de la canasta familiar son el nuevo problema al que los pobladores se enfrentan. La semana pasada, por citar un ejemplo, agiotistas y especuladores comercializaron el pan de batalla en Bs 1,50 (el precio regular en la región es Bs 0,50), pese a que la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) puso a disposición de los panificadores 700 bolsas de harina —de 50 kilos cada una— a precio preferencial.

Las labores de reconstrucción representan una misión titánica y de largo aliento para la municipalidad, la Gobernación del Beni y el Ejecutivo; controlar y frenar los abusos es una tarea urgente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia