Editorial

Males de la burocracia

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:03 / 30 de enero de 2015

El 22 de diciembre de 2014, la Alcaldía de El Alto presentó oficialmente los 60 buses municipales Sariri, con capacidad para transportar 84 pasajeros (34 de ellos sentados), cuyo costo individual asciende a Bs 1.524.233. Durante la entrega, anunciada con bombos y platillos bajo la mirada expectante de la población, el entonces burgomaestre alteño, Édgar Patana, señaló que los Sariri comenzarían a proporcionar un servicio similar al que suministran los PumaKatari en la sede de gobierno a partir del 15 de enero. No obstante, ya han pasado dos semanas desde la fecha tope anunciada, y los buses siguen estacionados, mientras los pobladores de El Alto continúan anhelando un mejor servicio de transporte público.

Este retraso se debe a que la Alcaldía no ha terminado de pagar el monto adeudado a la compañía (Volkswagen) que ganó la licitación para construir la flota de buses. Pues, a un mes de la renuncia de Patana para postularse a la reelección, el Concejo Municipal no ha logrado habilitar la firma del burgomaestre interino por rencillas internas. Como se puede observar, no solamente la municipalidad de La Paz está sufriendo por la falta de institucionalidad, sino también la de El Alto, y como siempre, es la población la que resulta más afectada por estas pugnas de poder, motivadas por intereses mezquinos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia