Editorial

Males culinarios

Según el Programa ETA, son cuatro las dolencias gastrointestinales más comunes en el país.

La Razón (Edición Impresa)

03:00 / 28 de marzo de 2016

En diciembre de 2015, la OMS publicó un informe alertando sobre el número creciente de personas que padecen alguna enfermedad gastrointestinal en el mundo (al menos 582 millones), muchas de las cuales fallecen por esta causa (aproximadamente 420.00 cada año). Y según advierte el último reportaje de Informe La Razón, Bolivia no está libre de este fenómeno.

En efecto, de acuerdo con el programa Nacional de Vigilancia y Control de Enfermedades Transmitidas por Alimentos e Inocuidad Alimentaria (Programa ETA), en 2015 se reportaron 8.494 pacientes con enfermedades gastrointestinales en el país, 51% más que en 2014, año en el que se registraron 5.630 casos. Sin embargo, previsiblemente estas cifras son mucho mayores, pues en general los bolivianos no suelen realizarse exámenes médicos de manera regular, debido en gran medida a la ausencia de seguros médicos, públicos y privados, que permitan a los afiliados recibir una buena atención. Esto obliga a las personas a acudir a consultas privadas cuando sienten dolencias fuertes o en casos de emergencia, pero muy rara vez para realizarse exámenes de prevención.

De regreso a la investigación, de acuerdo con el Programa ETA, son cuatro las dolencias gastrointestinales más comunes en el país. Una de ellas es la fiebre tifoidea, ocasionada por la bacteria Escherichia coli (E-coli), más conocida como salmonela. Además de diarreas, vómitos y dolores estomacales, esta enfermedad provoca elevadas temperaturas y puede ser mortal si no se la trata a tiempo, sobre todo cuando ataca a bebés, niños y personas de la tercera edad. Las lombrices intestinales, provocadas por parásitos como el Ascaris lumbricoides, también son comunes entre la población, sobre todo en las áreas rurales. Esta enfermedad puede causar irritación y obstrucción intestinal. Finalmente, la gastritis crónica y las úlceras gástrica y duodenal son cada vez más comunes, pues devienen por el contagio de la bacteria Helicobacter pylori, que infecta la mucosa del estómago y del duodeno.

No sobra recordar que las enfermedades antes mencionadas devienen por consumir vegetales crudos, carne animal mal cocida, alimentos en mal estado, frutas y hortalizas contaminadas con heces fecales o con pesticidas, entre otros factores, resultado de la falta de inocuidad en los alimentos y bebidas que se comercializan en los mercados, en los puestos de venta callejeros y en muchos restaurantes del país, como bien han demostrado las diferentes inspecciones que realizan las intendencias municipales de las principales ciudades.

Urge, en este sentido, insistir en la importancia de desarrollar sistemas de control de alimentos más efectivos y rigurosos. Mientras tanto, les toca a los ciudadanos velar por su propio bienestar y el de sus seres queridos, consumiendo en lo posible alimentos cocinados en su hogar o en establecimientos garantizados. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia