Editorial

La Manzana 1

La Razón (Edición impresa)

00:00 / 28 de octubre de 2012

Hay que ver el revuelo que ha causado la intención de la brigada parlamentaria de Santa Cruz (en particular de su presidente, Moisés Salces) de ocupar, con sus oficinas, el espacio que un grupo de artistas refaccionó y posteriormente abrió a la ciudad cruceña hace siete años. Gracias a la web —La Razón dio la primicia, que se difundió como reguero de pólvora—, en pocas horas la sociedad civil se organizó con el lema “La Manzana 1 no se mueve”.

El tema da mucho que pensar. Pero hay al menos tres puntos que analizar de inmediato. Primero, que los políticos actúan nomás con la idea de que su labor es mucho más importante que la del resto, ya sean empresarios, agricultores o, peor aún, artistas. No parece haberles importado la magnitud de ese proyecto, sus implicaciones para la vida artístico-cultural de Santa Cruz y del país, pues primero está su comodidad.

Segundo, esos representantes del pueblo cruceño ni siquiera se tomaron la molestia de conocer los sentimientos y pensamientos de la gente. Actuaron arbitraria y precipitadamente; y se toparon con una reacción que hace más evidente su error, su prepotencia.

Tercero, la sociedad boliviana está viva. Se organiza. Se moviliza. Y la cultura es un motivo que cohesiona.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia