Editorial

Margarita y regalías

El jueves último, luego de ocho días de paro cívico con bloqueo de carreteras en el sur del país, el conflicto entre Chuquisaca y Tarija se resolvió con un acuerdo que plantea, hacia adelante, la posibilidad de realizar dos estudios técnicos para determinar si el megayacimiento de gas natural llamado Margarita es compartido por ambos departamentos.

La Razón

00:29 / 30 de enero de 2012

El origen del conflicto entre ambos departamentos data de 2005, cuando un informe de Repsol YPF Bolivia señaló que en el reservorio Huamampampa H1b, existe evidencia de la conectividad entre Margarita y Huacaya, lo que entonces dejó abierta la posibilidad de revisar la distribución de las regalías que produce su explotación.

Desde entonces hasta ahora hubo episódicas manifestaciones del conflicto, pero no fue sino hasta las últimas semanas que éste tomó un cariz preocupante, pues a las muestras de animadversión entre las dirigencias cívicas y políticas de ambos departamentos se sumó el paro cívico tarijeño, con un costo económico y humano de grandes magnitudes, ya que los exportadores perdieron millones de dólares al no poder entregar sus mercancías en los mercados del extranjero y cientos de viajantes quedaron atrapados en las carreteras que unen Bolivia con Argentina.

Finalmente, después de una accidentada negociación, primero en Tarija y luego en Santa Cruz, donde se alcanzó el acuerdo, en la que el Gobierno central fue mediador a la vez que como parte interesada, puesto que YPFB y el Ministerio de Energía e Hidrocarburos son los responsables del yacimiento, las partes accedieron que la estatal petrolera prosiga con el proceso de contratación de una empresa que determinará la extensión del campo y su exacta ubicación geográfica, mientras que la Gobernación de Tarija podrá contratar a otra empresa para idéntico estudio, lo que permitirá contrastar resultados.

Pero al margen de los aspectos estrictamente administrativos del conflicto, que por ahora han sido resueltos, aunque habrá que ver qué sucede si los dos estudios arrojan resultados muy disímiles, ha quedado claro que, por una parte, el clima de opinión generalizado posibilita una creciente conflictividad social y, por otra, que en el país aún estamos muy lejos de aceptar la solidaridad que debiera ser considerada a la hora de distribuir la riqueza que producen los recursos naturales.

En los hechos, la consigna que alimentó el paro cívico fue "la defensa" de las regalías tarijeñas y la ambición chuquisaqueña de mejorar los ingresos departamentales, incluso sin considerar que ambas gobernaciones demostraron no ser capaces de ejecutar el total de su presupuesto.

Hay, pues, un largo camino por recorrer en materia de unidad nacional, idea que no debe ser considerada como excluyente a la hora de construir un Estado autonómico, en el que cada departamento sea efectivamente parte de un solo país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia