Editorial

María Cristina

La construcción de nuestra historia fue otro de los grandes aportes de María Cristina

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:13 / 03 de enero de 2015

Fue la compañera de vida de Marcelo Quiroga Santa Cruz, el visionario líder socialista que redactó el decreto de nacionalización de la Gulf Oil (1967) y que fue asesinado durante el sangriento golpe de Luis García Meza (1980). La partida de María Cristina Trigo es, en sí misma, una reflexión sobre la vida, la democracia y la lucha eterna en favor de los derechos humanos.

Fuerte, como todas las mujeres que ayudaron a construir Bolivia y su siempre imperfecta democracia, María Cristina luchó contra el olvido, con la memoria lúcida que solo puede existir cuando hay dignidad y sed de justicia. Esa fue su vida, y su legado fue el amor, aquel valor inconmensurable que construye, que pelea por las ambiciones de los demás.

Trigo falleció cerca de las 14.00 del 29 de diciembre de 2014 por causas naturales, mientras el país se arropaba con la fiesta de recepción del nuevo año y con la campaña de la elección de alcaldes, gobernadores y legisladores subnacionales; un proceso que solo es posible cuando se ejercen derechos ciudadanos, cuando hay democracia y el ciudadano puede opinar sobre el poder.

Sin embargo no siempre fue así. Bolivia ha enfrentado, en el curso de los últimos 50 años, transformaciones políticas históricas, con protagonistas de todos los sectores sociales; cada quien con un lugar en esta incompleta historia. Casi todos varones, según la historiografía a la que se recurre para reconstruir los hechos. ¿Dónde estaban las mujeres? Seguramente allí con el compromiso firme en favor del bien común, de las libertades. 

El otro gran aporte de María Cristina Trigo es, pues, ese, la construcción de nuestra historia. A esta altura del desarrollo de los derechos políticos del país, es imposible comprender la democracia de nuestros días sin el aporte de la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional de Bolivia (Asofamd). Es la institución que María Cristina Trigo presidió para hacer notar al Estado que, a pesar del avance de los derechos ciudadanos, aún le queda mucho por hacer; precisamente para evitar que el olvido se apropie de la viva historia de la democracia.

César Brie, dramaturgo y director del Teatro de los Andes, escribió la obra teatral Otra vez Marcelo, que tiene a Cristina Trigo como protagonista. Fue la mirada a la historia con ojos de mujer. Ella también escribió la novela Las muertes de Gabriel (2007), obra que dialoga con el olvido y la memoria. 

“Cristina era cálida, dulce, maternal, una gran amiga, la más tierna de mis compañeras, esa ternura también era su fuerza ante todos los atropellos del sistema judicial. Ahora estás con Marcelo, pero tu sed está conmigo y con todos”, escribió Imilla Angélica, de Asofamd. “Como ayer, hoy y mañana: Verdad, justicia, memoria y nunca más”, se lee en el sentido obituario de la organización donde está presente el legado de María Cristina.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia