Editorial

Médicos Sin Fronteras

Luego de tres décadas de trabajo, MSF deja un importante legado en el área de salud.

La Razón (Edición Impresa)

01:47 / 22 de diciembre de 2016

Luego de tres décadas de trabajar en el país, la sección española de Médicos Sin Fronteras (MSF) suspenderá sus operaciones en Bolivia, para poder apoyar a otras naciones. Tras su paso por el país, esta organización internacional no solamente ha contribuido a mejorar la vida de miles de personas, sino que además deja un importante legado en el área de salud capaz de continuar por sí MSF llegó a Bolivia en 1986 para apoyar en la lucha contra la leishmaniasis, enfermedad también conocida como lepra blanca por sus síntomas (úlceras que no duelen ni cicatrizan en la piel, mucosas e incluso en órganos vitales, y cuyo deterioro puede provocar la muerte de las personas o animales infectados); y que se transmite por medio de un mosquito abundante en el norte de Bolivia. Sin embargo, su labor pronto se diversificó hacia otras áreas de salud hasta que en 2002 decidieron concentrar sus esfuerzos en la lucha contra el chagas. Esto debido a la elevada prevalencia de esta enfermedad en el país, con más de 600.000 personas infectadas (el 6,1% de la población) y otras 500.000 que se encuentran en riesgo de padecerla, según estimaciones de la Coalición Chagas.

Desde entonces, de acuerdo con datos de la propia organización, hasta 2013 cerca de 8.000 pacientes recibieron tratamiento en proyectos de MSF. Además, realizaron actividades de prevención y control de la vinchuca, el principal transmisor de esta enfermedad. Pero a partir de 2015 decidieron apostar por un modelo replicable que garantice la continuidad de su labor más allá de su presencia en el país. Para tal efecto, los integrantes de MSF impulsaron una atención integrada a los servicios de salud local, con el apoyo del Ministerio de Salud, a fin de mejorar la atención de la enfermedad y asegurar el acceso al diagnóstico y tratamiento para la población a largo plazo. Además han proporcionado equipos y apoyo técnico al personal sanitario de decenas de centros de salud, tanto para el diagnóstico de la enfermedad como para el tratamiento.

Gracias a este trabajo conjunto, el número de personas infectadas y de viviendas con presencia de vinchucas se redujo de aproximadamente el 55% en 1999 a una tasa de infestación del 2,1% en 2015. Ello debido en gran medida a un innovador programa que utiliza tecnología satelital para localizar en tiempo real a las vinchucas, a fin de poder eliminarlas de manera rápida y eficiente. También se ha registrado una sustancial mejora en el acceso al tratamiento contra el chagas. No obstante, aún queda mucho por hacer, y ahora que MSF deja el país, le corresponde a las autoridades locales y nacionales de salud, junto a toda la población vulnerable, continuar esta importante labor contra el chagas, invirtiendo recursos que garanticen y amplíen el acceso al tratamiento y la detección de esta peligrosa enfermedad, que se manifiesta solo cuando existen complicaciones y el tratamiento ya no es efectivo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia