Editorial

Medir la educación

Sería deseable que las autoridades evalúen las ventajas de participar en esta prueba.

La Razón (Edición Impresa)

01:49 / 10 de diciembre de 2016

Muchos estudios vinculan la productividad laboral con ciertas habilidades estratégicas y operativas desarrolladas por quienes constituyen el capital humano de un determinado país; competencias que se desarrollan con base en la capacidad de aprendizaje obtenida durante la educación secundaria, principalmente en las áreas de ciencias, matemáticas y lectura.

Uno de los estudios más relevantes respecto a la evaluación de este aprendizaje es el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), que es impulsado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). En esta prueba, que se realiza cada tres años, participan estudiantes de 15 años de varios países, pues a esta edad es cuando los alumnos terminan la educación obligatoria.

Expertos de todo el mundo diseñan un examen que dura dos horas, centrándose en tres temas: lectura, matemáticas y ciencias. Además de medir el conocimiento que tiene el participante en cada área de testeo, esta prueba permite evaluar la capacidad que tienen los estudiantes para resolver problemas empleando la lógica matemática, la lectura de comprensión y el método científico. Algunas voces cuestionan la metodología de esta evaluación, porque estandariza muchos factores intrínsecos a la realidad de cada nación, dejando de lado aspectos claves a la hora de medir el pensamiento crítico que los alumnos han desarrollado.

Cabe recordar que Bolivia solamente participó en el primer estudio, realizado en 1997; pero a partir del segundo, en 2006, el país decidió marginarse. En cuanto a los países de la región que sí participaron en la última prueba (Chile, Brasil, Perú, Colombia, Costa Rica y México), los resultados no fueron muy alentadores. Y es que una educación inteligente requiere, además de presupuestos consistentes, de una formación de educadores y educandos capaces de aprehender y no aprender.

Sería deseable que las autoridades educativas evalúen la pertinencia de poder participar como país en este tipo de estudios. Pues, más allá de estar a la cabeza o a la cola de esta clasificación, se tendría una línea de base para poder comparar la actual malla curricular de las escuelas y colegios del país en las materias asociadas a la prueba PISA, lo que podría servir para trazar políticas orientadas a desarrollar una educación “inteligente”, como la que hoy en día se imparte en los países que encabezan este ranking: Singapur, Japón, Finlandia, Estonia, Taiwán y Noruega, entre otros.

Huelga recordar que la productividad laboral de estos países ha registrado importantes avances en los últimos 40 años, incursionando en rubros que requieren de talento humano con mucho razonamiento, discernimiento y pensamiento estratégico. No basta con saber sumar y leer, es imprescindible entender lo que se lee y sumar para adicionar valor.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia