Editorial

Mejor medicina

Faltan especialistas en diversas áreas de crucial importancia para la salud de la población

La Razón / La Paz

00:25 / 14 de noviembre de 2012

La medicina pública en Bolivia tiene muchos déficits, eso no es novedad, y entre ellos el más llamativo se relaciona con la cantidad de médicos en ejercicio en los diferentes hospitales y centros de salud del país, que a todas luces son insuficientes. Además, días atrás se hizo énfasis en que no sólo faltan médicos en general, sino sobre todo especialistas.

En efecto, en nuestra edición del domingo último, un reportaje al respecto reveló que en el país hay menos médicos ejerciendo su profesión que los realmente necesarios para atender a toda la población, pero también que entre esos médicos faltan especialistas en diversas áreas de crucial importancia para la salud de la población.

Según la Organización Mundial de la Salud, el parámetro recomendado es un médico por cada 1.000 habitantes, pero en Bolivia, según datos oficiales que datan de 2009, el país cuenta con 4,6 galenos por cada 10 mil habitantes. Para agravar la situación, se sabe que los requerimientos de profesionales se concentran en 11 especialidades y subespecialidades: anestesiología, nefrología, neumología, endocrinología, oncología pediátrica, terapia intensiva, geriatría, hematología, cardiología, cirugía pediátrica y cirugía torácica cardiovascular.

La sola lista debe llamar la atención y provocar preocupación, pues se trata de especialidades críticas, ya que por ejemplo sin anestesiólogos y cirujanos, no es posible operar a los pacientes; sin neumólogos, no es posible tratar infecciones y otras enfermedades respiratorias; sin oncólogos, el cáncer no tiene quién lo trate, y así sucesivamente.

Consultados al respecto, el Presidente del Colegio Médico de La Paz y el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Andrés coincidieron en señalar como causas de esta situación, por una parte, la ausencia de políticas públicas que favorezcan la formación de nuevos especialistas y, por otra, la falta de infraestructura suficiente para el ejercicio de algunas de estas especialidades, así como profesores para estas materias. A ello se suma que la práctica privada de la medicina es mucho más rentable, lo que merma profesionales al sector público.

A su vez, el Viceministro de Salud señaló que para paliar siquiera en parte este problema, en la convocatoria para las residencias médicas de 2012 se implementó la formación especializada para anestesiología, terapia intensiva, nefrología, cardiología, además de las subespecialidades para terapia intensiva, neurocirugía y urología.

Así, queda claro que la futura ley del ejercicio profesional de la medicina, todavía en construcción, debe resolver problemas mucho más agudos que únicamente la cantidad de horas que las y los médicos deben trabajar. Se trata, pues, de un asunto de vital importancia, ya que la salud de la población está en juego.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia