Editorial

Merkel, el mar y Chile

‘Yo creo que es preciso hablar con Chile, hay conversaciones de larga data’

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 08 de noviembre de 2015

No son casuales las adhesiones de muchos gobiernos y personalidades respecto del diálogo que busca Bolivia con Chile para una eventual resolución del diferendo marítimo centenario.

A los últimos, el papa Francisco y el presidente Rafael Correa, acaba de sumarse la canciller alemana Angela Merkel, ahora mismo la segunda líder más importante del mundo.

Además de decantarse por el crecimiento económico, el modelo de gestión y la continuidad del gobierno en el país, la jefa del gobierno federal alemán tuvo una deferencia con la demanda marítima boliviana. “Yo creo que es preciso hablar con Chile, hay conversaciones de larga data. Creo que sería bueno reanudar estas conversaciones”, dijo.

El mensaje resultó tan oportuno, mientras Chile preparaba maniobras militares en la frontera con Bolivia y Perú, calificadas en el país de provocativas, en palabras del presidente Evo Morales, y de riesgo para la seguridad, como afirmó el expresidente y ahora vocero de la demanda, Carlos Mesa.

A juzgar por sus declaraciones, Merkel expresa un sentimiento común en la comunidad internacional, el uso del único mecanismo pacífico para la resolución de controversias bilaterales: el diálogo entre las partes.

Y es diálogo el que busca Bolivia, sea a través de la vía diplomática o, en el extremo inevitable, el juicio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), cuyo primer paso fue favorable al declararse el tribunal competente en la causa interpuesta contra Chile. El objeto de la demanda es que la CIJ declare que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia con el fin de llegar a un acuerdo que le otorgue un acceso plenamente soberano al océano Pacífico.

Chile no se aviene a ninguna de las opciones. Desahucia cada oferta de diálogo con el argumento de que éste sea “sin condiciones” o que es incompatible con un proceso en la CIJ en curso. Es más, pretendió desacreditar la jurisdicción del tribunal de La Haya.

Además, intenta desviar el sentido de las exhortaciones de diálogo como si Bolivia fuera el país que no quisiera lo que reclama. Lo hizo cuando el papa Francisco dijo que está “pensando en el mar, el diálogo es indispensable” y también últimamente ante las expresiones de Merkel. El canciller Heraldo Muñoz sostuvo que coincide con la Canciller alemana: “Hay que dialogar y no demandar unilateralmente como ha hecho Bolivia en La Haya”.

Si Bolivia considera que el diálogo diplomático es independiente del juicio, que también tiene ese propósito, no debería ser un conflicto para Chile adherirse a esa oportunidad de resolver el diferendo. Sin embargo, mientras el Gobierno trasandino elude esa responsabilidad histórica, las adhesiones con Bolivia continuarán y terminarán siendo una presión para alcanzar ese objetivo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia