Editorial

Metal del diablo

Muchas veces el descubrimiento de oro trae consigo más problemas que beneficios

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:23 / 19 de junio de 2014

El hallazgo de oro suele relacionarse con prosperidad y oportunidades de enriquecimiento allí donde ocurre el portento. Sin embargo, esto no siempre sucede, mas al contrario, muchas veces el descubrimiento de ese metal precioso trae consigo más problemas que beneficios, en especial para la población local. Realidad que por ejemplo se vive en estos momentos en Arcopongo.

En efecto, desde que se descubrieron yacimientos de oro en el río Chaquety, esa región paceña, ubicada al norte de la provincia Inquisivi, se ha llenado de cooperativistas ávidos por devorar sus riquezas, dispuestos a superar cualquier obstáculo que se les ponga en frente, aunque se trate de vidas humanas. Hasta ahora, la muerte de tres varones, dos comunarios y un cooperativista, ha sido la peor consecuencia desatada por esta incursión minera. Según detalla el último reportaje de Informe La Razón, las investigaciones preliminares apuntan como responsables de esta tragedia a los afiliados de la cooperativa Ullakaya Condorini, quienes arribaron al lugar el 15 de mayo con un contingente de avanzada conformado por al menos 100 personas, varias de ellas portando armas de fuego.

A su paso por al menos tres comunidades, incendiaron casas y agredieron a todo aquel que se les cruzó en el camino, seguramente con la intención de amedrentar  a los pobladores para poder explotar el río sin ninguna oposición. Tres días después se desató un enfrentamiento entre ambos bandos, que causó las muertes antes señaladas así como varios heridos. A raíz de este incidente, nueve personas fueron detenidas de manera preventiva, y el Gobierno prohibió la explotación minera en esa región hasta que se aclaren los hechos y las concesiones para su aprovechamiento. Empero, según pudo constatar uno de nuestros periodistas, esta suspensión no está siendo respetada, e incluso continúan acechando hombres armados dispuestos a apretar el gatillo para evitar que extraños se arrimen a las riquezas del río.    

Además de esta violencia, que lejos de resolverse apenas empieza, los propios pobladores se han visto contagiados por esta euforia minera, y han orientado gran parte de sus esfuerzos a extraer el tesoro escondido debajo de las aguas del Chaquety, descuidando sus habituales actividades, como la cría de ganado y el cultivo de maíz, papa, haba y oca. Todo ello en pro de una actividad que genera una riqueza efímera que tarda más en llegar que en irse, pero que deja una estela de destrucción a su paso, particularmente en el medio ambiente.

Y es que para separar el oro de otras sustancias no existe nada mejor que el mercurio, un metal altamente tóxico, cuyas partículas, una vez liberadas a la atmósfera, pueden desplazarse largas distancias causando problemas de salud y daños en los ecosistemas a donde lleguen. Además, este elemento no es degradable y se acumula en la cadena alimenticia, ya que es absorbido por la flora y la fauna.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia