Editorial

Mortal demora

En el Cuerno de África, miles de personas aún corren el riesgo de morir de inanición

La Razón / La Paz

00:40 / 31 de enero de 2012

La semana pasada, un informe publicado por las ONG Oxfam y Save the Children denunciaba que entre abril y agosto de 2011 murieron entre 50.000 y 100.000 personas en el Cuerno de África a causa del hambre, más de la mitad niños menores de cinco años; terrible mortandad que se hubiese podido evitar si la comunidad internacional hubiera reaccionado a tiempo.

En efecto, según siempre la misma fuente, muchos meses antes de que la emergencia alcanzase su punto más elevado, las señales de que se avecinaba una crisis alimentaria en Etiopía, Kenia y Somalia eran más que evidentes. De hecho, la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió de la probabilidad de una hambruna en agosto de 2010. En noviembre de 2010 se repitieron estas señales, cuya intensidad aumentó a principios de 2011.

No obstante, fue recién a mediados de 2011 cuando la ONU declaró la primera hambruna del siglo XXI en el Cuerno de África. Entonces se puso en marcha la maquinaria de ayuda internacional de emergencia, pero ya era demasiado tarde. Muchas personas ya habían perdido sus medios de subsistencia y muchas más, especialmente mujeres y niños, se estaban muriendo de hambre. Se estima que aún hay en la región más de 13 millones de personas afectadas, y cientos de miles corren el riesgo de morir de inanición. Asimismo, el hambre amenaza la salud y el desarrollo de los niños y niñas, y por tanto, el bienestar de las futuras generaciones.

Si bien la ausencia de lluvias entre octubre y diciembre de 2010 y las escasas precipitaciones entre marzo y mayo de 2011 desencadenaron la crisis alimentaria, con la pérdida de cosechas y la muerte de miles de animales, en el sur y el centro de Somalia fueron factores humanos los que convirtieron la emergencia en una hecatombe. Puesto que el conflicto armado entre fuerzas rebeldes y el gobierno, que ha fragmentado al país africano en los últimos 20 años, limitó el acceso de las organizaciones humanitarias e impidió poner en marcha los mecanismos para enfrentar la sequía.

De todas maneras, el informe (Un retraso peligroso) concluye que la magnitud del desastre y la mortandad podrían haberse reducido si los gobiernos, donantes, ONGs y la ONU hubiesen implementado una respuesta más temprana y de mayor alcance. Fracaso causado en gran medida por la susceptibilidad del sistema de ayuda internacional, en el que los encargados de tomar decisiones esperan que se produzca una situación crítica antes de actuar.

En este sentido, los responsables del informe aconsejan a la comunidad internacional mejorar su capacidad de reacción y modificar sus sistemas de alerta, para prevenir los peores efectos de una crisis alimentaria antes de que se produzca, particularmente en aquellas regiones donde las sequías son recurrentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia