Editorial

Mortal negligencia

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:03 / 26 de septiembre de 2014

El primer viaje de instrucción de una flota de la Armada boliviana por la hidrovía Paraguay-Paraná, el martes, terminó en tragedia. Uno de los cinco remolcadores que navegaban desde Puerto Quijarro (Bolivia) hasta Asunción (Paraguay), con 27 pasajeros y seis tripulantes a bordo, se hundió a pocos kilómetros del punto de partida, provocando la muerte de la periodista Liliam Ortega, quien deja en la orfandad a una niña de 12 años, y del sub-brigadier Jesús Rubén Quispe, de 21 años.

Consultado por este hecho, el Comandante de la Armada señaló que el naufragio posiblemente ocurrió debido al oleaje provocado por otra embarcación que iba en sentido contrario. Sin embargo, las investigaciones preliminares apuntan a que habría ocurrido como consecuencia del hundimiento de la chata (cargada con combustible) que era remolcada por el buque, al que arrastró hasta el fondo del río. Una hipótesis mucho más contundente, que induce a preguntarse por qué no se tomaron las previsiones necesarias para asegurarse de que la carga no exceda el límite de su capacidad.

Es en verdad una pena que hoy dos familias estén de luto, que padres y madres tengan que enterrar a sus hijos, y que una niña haya perdido a su madre en un accidente absurdo que se hubiese podido evitar con medidas sencillas de seguridad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia