Editorial

Muertes en la Policía

La seguridad de las personas en los puestos policiales debería estar garantizada.

La Razón Digital

00:24 / 20 de octubre de 2016

El hallazgo del cuerpo de una joven de 28 en celdas policiales del municipio orureño de San Pedro, quien, según el informe forense, habría fallecido por “asfixia mecánica”, ha causado indignación entre la ciudadanía, pues se supone que en este tipo de lugares la seguridad de las personas debería estar garantizada, sin embargo, en demasiadas ocasiones ocurre todo lo contrario.

De acuerdo con el relato de los medios, la madrugada del miércoles 12 de octubre, tras una larga noche de copas, Victoria Huallpa Patzi, de 28 años, decidió saciar su hambre en un local de venta de pollos en Caracollo. Empero, solamente habría cancelado Bs 10 por el plato que consumió cuando su precio era de Bs 13, pues no tenía más dinero. Luego de discutir y agredirse mutuamente por este mísero monto, los dueños del local decidieron llamar a la Policía (mención aparte merece la angurria de estas personas incapaces de “condonar” Bs 3 a un cliente).

Tras su arribo, los uniformados arrestaron a Victoria y la llevaron a celdas policías, donde perdió la vida. La Policía alega que la joven se suicidó, pero esta versión carece de verosimilitud, por lo que un juez decidió ordenar la detención de los seis uniformados, entre ellos un capitán, que esa noche se encontraban de guardia en el mencionado puesto, acusados por incumplimiento de deberes y homicidio, uno de ellos.

Huelga recordar que no es la primera vez que un ciudadano fallece en celdas policiales. Uno de los casos más sonados fue el de Arturo Cuba, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en el baño de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz el 9 de enero de 2014. Pocas horas antes Cuba había sido arrestado por formar parte de “una organización criminal empresarial que pretendía estafar al Estado, cobrando boletas de garantía falsas”, según declaró entonces a la prensa el Ministro de la Presidencia. A penas un mes después, un médico que había sido detenido por violencia intrafamiliar fue hallado muerto en una celda también de la FELCC, pero esta vez en la zona Sur de La Paz.

Y no solamente se han registrado fallecimientos en celdas policiales, sino también ultrajes. Huelga recordar que una mujer brasileña denunció haber sido abusada sexualmente en instalaciones de la FELCC de Cobija el 18 de junio. Asimismo, en agosto de 2015 cinco expolicías fueron sentenciados a varios años de cárcel por haber ultrajado, el 21 de julio de 2014, a una muchacha de 23 años con problemas mentales en instalaciones de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de Cochabamba.

Todos estos casos no hacen sino profundizar la gran desconfianza que la población manifiesta respecto a la Policía. Y es que lo mínimo que se puede esperar de la institución responsable de precautelar la seguridad nacional es el respeto hacia las leyes. De lo contrario, su razón de ser y de existir carece de sentido.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia