Editorial

Niñez en peligro

Cada día, en promedio, un niño o adolescente es abusado sexualmente en el país

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:18 / 10 de noviembre de 2015

Entre las peores formas de abuso de niñas y niños, la violencia sexual es probablemente la más aberrante, pues deja heridas invisibles que afectarán por mucho tiempo, si no para toda la vida, a la víctima. Un reciente informe de la Defensoría del Pueblo revela que las violaciones de niños y niñas en el país son tan frecuentes que se denuncia, en promedio, una al día.

En efecto, según un informe publicado por la institución nacional de derechos humanos, titulado “Las niñas y las adolescentes, derechos invisibilizados y vulnerados”, entre enero y junio de este año se denunciaron 182 casos, lo que significa que cada día, en promedio, un niño o adolescente es abusado sexualmente en el país. Y esos son únicamente los casos que son de conocimiento de las instituciones.

Según el informe defensorial, la mayor cantidad de estos hechos se presentó en el eje troncal del país: el 39% ocurrió en Santa Cruz, el 24% en Cochabamba, el 13% en La Paz y el resto se reparte en los otros seis departamentos de Bolivia. El documento también revela que solo el 0,5% de los procesos judiciales por violación concluye en sentencia y que de las víctimas que reportan el abuso, solamente el 0,2% recibe terapia especializada y apoyo psicológico.

Acerca de la relación de la víctima con el agresor, la estadística presentada por la Defensoría del Pueblo confirma algo que ya se sabe desde hace mucho tiempo: que el peligro está en el hogar, pues en casi la mitad de los casos el agresor fue un pariente cercano o amigo de la familia. El estudio revela que en el 38% de los casos la víctima no tiene ninguna relación con el autor del hecho, pero en el 30% el agresor era conocido por la víctima (amigos, vecinos); en el 17% resultó ser un familiar, principalmente padres, padrastros, tíos, primos, hermanastros y otros, y en el 14% se identificó como responsable a un adolescente o joven de edad contemporánea de la víctima, como compañeros de colegio, vecinos, parejas o amigos.

Al respecto, la responsable de la Unidad de Atención Integral a la Familia de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del Gobierno Municipal de La Paz señaló a este diario que el fenómeno “es algo que tiene que llamar la atención de la sociedad y encontrar la causa de por qué nos estamos perdiendo como seres humanos, al ser capaces de agredir a nuestros propios hijos”.

Encontrar soluciones a este flagelo es algo extremadamente difícil. La Defensoría recomienda, entre otras medidas, en el Ministerio de Justicia, una Dirección de Defensa y Promoción de los Derechos de las Niñas y las Adolescentes, con la tarea de promover políticas y medidas de acción específicas para disminuir los niveles de violencia que sufre esta población, así como involucrar a los gobiernos municipales en la tarea. Sin embargo, es la sociedad en su conjunto la que debe tomar conciencia y actuar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia