Editorial

Nobel de la Paz

Tanto Malala como Kailash han consagrado sus vidas en favor de los derechos de los niños

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 13 de octubre de 2014

La paquistaní Malala Yousafzai, de 17 años, y el activista indio Kailash Satyarthi, de 60, fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz por su lucha contra la opresión infantil y a favor del derecho de todos los niños a la educación. Este galardón premia la valentía de ambas personas, que han consagrado sus vidas para promover el bienestar de los más desprotegidos.

Satyarthi es un reconocido activista que lleva más de 40 años luchando contra la explotación infantil en su país, India. En 1985 fundó la ONG Bachpan Bachao Andolan, que hasta la fecha ha rescatado a más de 80.000 niños que se encontraban trabajando en condiciones deplorables en centenares de fábricas. Además de librarlos del mundo laboral, su organización trabaja para garantizarles un mejor futuro, proporcionándoles una educación de calidad.

Desde Nueva Delhi, donde se encuentra la sede de su fundación, Satyarthi ha liderado campañas internacionales contra las empresas que recurren a la mano de obra infantil para incrementar sus ganancias, pues es siempre más barata; denunciando a los gobiernos y autoridades públicas que consienten este tipo de   explotación movidos por la corrupción.

En cuanto a Malala, como bien ha señalado el presidente del Comité Nobel Noruego, pese a su juventud lleva años luchando por el derecho de las niñas a la educación; y con sus acciones ha mostrado que los niños y jóvenes pueden contribuir a mejorar su propia situación y la de sus pares. La cruzada de esta joven paquistaní se inició en 2009, cuando, a través de un blog de la BBC, comenzó a relatar cómo su vida y la de sus vecinos había cambiado tras la llegada de los talibanes a su comarca, en 2007, con la intención de instaurar la sharía, ley islámica que entre sus principios profesa recluir a las mujeres entre las paredes del hogar y sacar a las niñas de las escuelas.

Los talibanes pronto entendieron que Malala era una amenaza para sus planes, pues saben que las mujeres y niñas educadas más temprano que tarde desearán decidir y tener pleno dominio de sus vidas; libertad que atenta contra el orden patriarcal. Por este motivo decidieron acabar con su vida. El 9 octubre de 2012, Malala, entonces de 14 años, recibió un disparo en la cabeza mientras abordaba un bus, a la salida de su escuela. Gracias a la pronta intervención de los servicios sanitarios y la atención que recibió en Inglaterra, esta valiente adolescente no solamente logró sobrevivir, sino que desde entonces se ha convertido en una de las portavoces más destacadas de los derechos de las niñas a la educación.

Ciertamente este año el Premio Nobel de la Paz ha sido otorgado con justicia a dos personas en verdad sobresalientes, cuyo amor por los niños los ha llevado a dedicarse por completo a luchar contra los abusos y el extremismo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia