Editorial

La gran mentira

Durante semanas hubo una danza de versiones contradictorias al respecto.

La Razón (Edición Impresa)

07:35 / 13 de junio de 2016

La extensa declaración de la señora Gabriela Zapata ante la comisión de fiscales, junto con la detención y testimonios de otros involucrados en los hechos, está cerrando el círculo sobre un caso que desde hace cuatro meses se nutrió de especulación y mentiras. Se devela así una temeraria trama montada, entre otras cosas, para golpear la credibilidad del presidente Morales.

Todo comenzó en febrero, poco antes del referéndum constitucional, cuando Carlos Valverde, usando medios de comunicación, exhibió el certificado de nacimiento de un supuesto hijo de Morales y Zapata. Y lo vinculó, sin pruebas, con “tráfico de influencias”. El tema fue esencial como bandera en la campaña electoral de la oposición contra la reforma que habilitaría la reelección presidencial. Y pronto se transformó en una suerte de telenovela bien alimentada por algunos reflectores mediáticos.

El tema del presunto tráfico de influencias vinculado a la empresa china CAMC, cuyo rostro visible era Zapata, fue afrontado por una comisión especial de la Asamblea Legislativa. El informe de la investigación descartó en sus conclusiones que el Presidente del Estado haya tenido alguna intervención en los contratos. La cuestión del supuesto hijo, en tanto, fue derivada a fiscales, abogados, jueces y ministros. Durante semanas hubo una danza de versiones contradictorias al respecto.

La versión inicial, brindada por el propio Evo Morales citando a la madre, fue que el niño falleció poco tiempo después de su nacimiento. No existe certificado de defunción. En medio de la detención de Zapata por varios delitos, la señora Pilar Guzmán, haciéndose pasar por su tía, dijo que el niño vivía. Pero no existe documento de identidad, ni registro escolar, ni testimonio de haberlo visto. Luego surgió la idea de que el menor estaba en el exterior. Tampoco hay constancia de viaje.

Debido a la presión de una jueza para demostrar la existencia del niño, Zapata y los suyos armaron una oscura intriga que ahora se empieza a conocer: pagaron a una pareja para hacer pasar a su hijo de cinco años como el supuesto hijo de ella con Morales. Y lo presentaron no solo en el juzgado y ante la Defensoría de la Niñez, sino también ¡en una entrevista con CNN! En la trama están involucrados, según el Fiscal General, la señora Guzmán y sus hijos, así como los tres abogados de Gabriela Zapata.

Ahora la madre, luego de mantener silencio, responder con monosílabos a los fiscales o lanzar mensajes falsos a través de los medios o de su abogado León, dice que el menor efectivamente murió, como sostuvo en su momento Morales. El mismo Valverde, antes de “ponerse a buen recaudo”, concluyó que el niño, del que dio fe en febrero, no existe. Es la gran mentira en la que incluso aparecen extrañamente involucrados los dos operadores políticos de Unidad Nacional (UN). Sorprendente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia