Editorial

Refugiados climáticos

La Razón (Edición Impresa)

06:50 / 11 de julio de 2016

Entre las eventualidades más terribles que puede afrontar un ser humano, el destierro debe de ser una de las peores, y hoy son millones las personas en el mundo obligadas que han sido forzadas a abandonar su hogar. A través de las noticias provenientes de Oriente Medio, devastado por las aventuras guerreras, se sabe mucho de los refugiados que huyen del horror bélico, pero por esa misma causa es difícil enterarse de otro grupo igualmente vulnerable: los refugiados climáticos, es decir, aquellos que por los devastadores efectos del calentamiento global se ven obligados a migrar.

Bolivia tiene también refugiados climáticos. Un reciente reportaje del diario The New York Times revela que los Uru Muratos, antiguos habitantes de los márgenes del lago Poopó, han comenzado a emigrar debido a que el lago se seca durante gran parte del año. La noticia no es nueva: el año pasado este diario informó que el cuerpo de agua, que alguna vez fue el segundo más grande del país, prácticamente había desaparecido.

Con la época de lluvias el agua volvió al lugar, pero está claro que no es suficiente para garantizar la sobrevivencia ni de humanos ni de animales, que también migran para no volver. Urge, pues, que el Estado, en todos sus niveles gubernativos, preste más atención al caso y provea soluciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia