Editorial

34 años de democracia

Hay avances y desafíos, 34 años de democracia ya es un largo trecho. Celebremos.

La Razón (Edición Impresa)

06:45 / 10 de octubre de 2016

Hace 34 años, un 10 de octubre como hoy, las bolivianas y los bolivianos transitamos formalmente hacia la democracia. Superábamos así un largo período de gobiernos no democráticos y asumíamos que el voto ciudadano es la principal fuente de legitimidad de las autoridades y los representantes. Desde entonces, sin interrupciones, hemos caminado mucho. Y debemos celebrarlo.La conquista de la democracia en octubre de 1982, con el gobierno de la Unidad Democrática y Popular (UDP), fue intensa y difícil. Estuvo precedida, entre 1978 y 1981, de tres elecciones generales y nueve gobiernos. Nada menos: siete presidentes militares de facto y dos presidentes civiles en frágil interinato. Hasta que finalmente, en situación extrema, se dio la transición pactada con la convocatoria al Congreso de 1980 y la elección de Hernán Siles Zuazo como presidente. Tiempo de aprendizaje.

La naciente democracia boliviana se bautizó con fuego. Tuvo que enfrentar una severa crisis económica, heredada de la dictadura, que devino en hiperinflación. Soportó también una creciente sobrecarga de demandas sociales que, al no ser atendidas tras los 100 días de tregua pedidos por el presidente, derivaron en sobredosis de conflicto. Y el gobierno de la UDP, minoritario en el Parlamento, sufrió el bloqueo de los opositores ADN de Banzer y MNR de Paz Estenssoro (“trauma de ingobernabilidad”).

Luego vino el período, de casi dos décadas, de la llamada democracia pactada, sustentada en sucesivas coaliciones multipartidistas de gobierno. Para entonces, con el inaugural Decreto Supremo 21060, la democracia ya se había emparentado con el neoliberalismo. Hubo estabilidad política e importantes reformas que permitieron no solo votar, sino también elegir y, más tarde, decidir. Claro que ese “modelo” terminó siendo secuestrado por sus operadores (“partidocracia”) y pereció con la “guerra del gas”.

Tras la crisis vino la inflexión y, con ella, el cambio. Cambio en el modelo económico con retorno del Estado. Cambio en la pauta de integración social más allá de la sola declaración (“pluri-multi”) de la diversidad. Y cambio en la propia democracia que generó un gobierno mayoritario en las urnas y se amplió con mecanismos de la democracia directa y participativa. También, con la nueva Constitución Política, se reconocieron derechos colectivos, autogobierno indígena y paridad entre mujeres y hombres.

¿Cuál es la situación hoy de nuestra democracia luego de estos años de camino y aprendizaje? Además de periódicos procesos electorales y variados referéndums, la democracia se reconoce en diferentes formas: representativa, participativa y comunitaria. Y asume el reto de la plurinacionalidad, la interculturalidad y las autonomías. Claro que también debe dar cuenta del pluralismo político y del Estado de derecho. Hay continuidad y transformación.

Hay avances y desafíos; 34 años ya es un largo trecho. Celebremos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia