Editorial

Hospedaje casero

Es fenómeno de moda en el mundo y en Bolivia, donde se requiere de reglas mínimas.

La Razón (Edición Impresa)

06:53 / 03 de marzo de 2017

El hospedaje en habitaciones o casas particulares permite a los viajeros ahorrar, dejando de lado los servicios de la hotelería formal. Es un fenómeno de moda en el mundo y en Bolivia, donde, sin embargo, se requiere de reglas mínimas para garantizar que esta oferta brinde buena atención y seguridad a los turistas, y no sea una “competencia desleal” para el sector formal en el rubro.Este negocio florece desde hace al menos dos años en el país, de acuerdo con un reportaje publicado por este medio en el suplemento El Financiero. Las redes tecnológicas son la principal ayuda para enlazar oferta y demanda, con páginas electrónicas como Airbnb (contracción de airbed y breakfast, “colchón inflable” y “desayuno”, en inglés), HouseTrip, Only-apartments, HomeAway, Intercambio-Casas, Room4exchange, Wimdu Rentalia y Niumba, entre otros.

Por ejemplo, Airbnb fue fundada en 2008 y tiene presencia en 34.000 ciudades de 191 naciones, brindando el servicio a unos 60 millones de huéspedes con al menos 1,5 millones de personas que ofrecen hospedaje en sus viviendas. En Bolivia tiene registrados a 700 anfitriones: 300 en La Paz, 260 en Santa Cruz y 140 en Cochabamba.

El pago es electrónico y los propietarios de este sitio web se quedan con una comisión de al menos 3% por ser intermediarios. Los arrendadores tienen una cuenta en la comunidad virtual, en la que los usuarios que recurrieron a sus atenciones emiten una serie de opiniones que servirán de guía a otros viajeros. En La Paz, los ofertantes cobran desde $us 10 por noche (en una estadía mínima de tres jornadas) hasta $us 78.

Eso no es todo. Hay anfitriones que pueden incluir el desayuno para los turistas que acogen en sus domicilios. Asimismo, por un monto adicional pueden prestarles los servicios de limpieza, lavandería y/o cocina. Inclusive recurren a estrategias para atraer a sus clientes, como cortesías que involucran bocaditos o transporte desde el aeropuerto. Y también están los descuentos en caso del alquiler de una habitación por una semana, por un mes o por más tiempo.

La Cámara Hotelera Nacional reconoce que el tema es una amenaza para la hotelería formal que paga impuestos y ello será tratado en un congreso.

Funcionarios de la Alcaldía paceña lo califican como una competencia desleal. La Gobernación de La Paz, fiscalizadora del área, ni estaba enterada sobre este modelo de negocio.

Por ello, si bien este hospedaje casero es un interesante emprendimiento, esto no invalida que autoridades establezcan reglas mínimas para que este sector garantice buen servicio y seguridad a los usuarios, como se hace con los empresarios formales del rubro. Así se puede determinar también a quién hacer llegar una queja ante cualquier imprevisto. Un reto, ante la proliferación de otras actividades económicas web sin ningún control en el país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia