Editorial

Celebrar los bosques

Los bosques son esenciales para contrarrestar los efectos de la crisis climática en ciernes.

La Razón (Edición Impresa)

06:59 / 03 de abril de 2017

El martes anterior, se conmemoró el Día Internacional de los Bosques, fecha instaurada en 2013 por las Naciones Unidas con el propósito de generar una mayor conciencia respecto a su vital importancia para el planeta y el bienestar de las personas. Para este 2017, la ONU decidió resaltar la relevancia de las áreas forestales frente al cambio climático.

Y es que, como bien se sabe, los bosques y los océanos son los principales depósitos de dióxido de carbono del planeta. Según explican los expertos, la masa forestal absorbe cada año aproximadamente el 10% de las emisiones de CO2, convirtiéndolo en madera y oxígeno, elemento este último imprescindible para que exista vida en la tierra.

Sin embargo, cuando ocurren incendios forestales o se habilitan áreas boscosas para la ampliación de la frontera agrícola o tierras de pastoreo, todo este gas acumulado regresa a la atmósfera, agravando el calentamiento global. De hecho, la mayor contribución de naciones como Bolivia al cambio climático (70%) proviene precisamente de la destrucción de las áreas boscosas (se estima que cada año se destruyen en promedio cerca de 200.000 hectáreas, una superficie equivalente a 20.000 canchas de fútbol).

Asimismo, los bosques resultan esenciales no solamente para mitigar el calentamiento global, sino también para contrarrestar los efectos de esta crisis climática que recién empieza. En efecto, son el sustento alimenticio de innumerables poblaciones locales, de pueblos originarios y de comunidades indígenas. También constituyen la principal fuente de ingreso de algunas poblaciones que se benefician de los productos forestales como la castaña o la madera.

Son también los guardianes de la biodiversidad y los únicos que pueden regular el clima. Por citar solo un ejemplo, cuando los árboles son talados, los cursos y cauces de agua se diluyen, agudizando las sequías durante las épocas secas. En época de lluvias, la erosión de los suelos deforestados y la ausencia de árboles que antes encauzan naturalmente los ríos devienen en grandes inundaciones. Por si todo ello fuera poco, las áreas forestales son la principal fuente de abastecimiento de agua de algunos centros poblados. Es el caso de la ciudad de Santa Cruz, que depende del servicio de regulación hídrica que proporciona el parque Amboró.

De allí la importancia no solamente de conmemorar fechas como la del martes pasado, sino también y sobre todo de empezar a valorar en su justa medida a los bosques y los servicios ecológicos que éstos presentan, y que hoy en día se encuentran seriamente amenazados por la angurria del hombre moderno, incapaz de ver más allá de una ambición que lo impulsa a explotar la naturaleza en pro de una riqueza efímera que está poniendo en riesgo el bienestar de las futuras generaciones.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia