Editorial

¿Sistema de partidos?

La actual Ley de Partidos Políticos tiene una visión limitada de democracia.

La Razón (Edición Impresa)

06:46 / 22 de mayo de 2017

Durante el período de la democracia pactada (1985-2005), Bolivia tenía un sistema de partidos políticos que parecía sólido y hasta institucionalizado, con centro en el MNR, ADN y MIR. Desde las elecciones de 2002, y en especial con la victoria de Evo Morales en 2005, ese sistema dejó de existir. Hoy, tras más de una década, aún no se ha constituido un nuevo sistema de partidos.En la actualidad hay ocho partidos políticos en el país que cuentan con personería jurídica. Solo tres de ellos: MAS-IPSP, Demócratas y UN, tienen estructura orgánica y, con diferencias, alcance nacional. Los otros cinco son más bien testimoniales o residuales: MNR, UCS, PDC, FRI y Frente para la Victoria. En rigor no configuran un sistema de partidos, aunque los especialistas definen el actual sistema boliviano como de “partido predominante”, con sucesivos triunfos en las urnas del MAS-IPSP.

Más allá de los partidos políticos, que hasta el 2004 detentaron el monopolio de la representación política, existen otras organizaciones políticas. Según datos oficiales, hay 92 organizaciones registradas, la mayoría de ellas agrupaciones ciudadanas y algunos pocos pueblos indígenas. Si bien varias tienen presencia y hasta representación en concejos municipales y, en algunos casos, en asambleas departamentales, tampoco llegan a conformar un sistema de alcance subnacional.

En nuestro sistema de gobierno las organizaciones políticas son fundamentales, ya que, por mandato constitucional, solo ellas pueden postular candidaturas a puestos gubernamentales y de representación. En Bolivia no hay candidaturas independientes, si bien en circunscripciones especiales se habilita a organizaciones de las naciones y pueblos indígenas. Así las cosas, se espera que las entidades llamadas a ejercer la representación política tengan, como mínimo, vida orgánica, lo cual no siempre ocurre.

La legislación vigente para los partidos políticos en el país data de 1999 y surgió al amparo del gobierno de Banzer. Es una norma concebida en esencia para un sistema de partidos que, como ya se dijo, no existe. Pero lo más crítico es que la actual Ley de Partidos Políticos tiene una visión limitada de democracia, entendida como sinónimo de elecciones, partidos y voto individual. Hoy hablamos de diferentes formas de democracia, incluyendo mecanismos de participación ciudadana y decisión directa.

Por ello es una buena noticia el anuncio de que se convocarán jornadas de deliberación en los nueve departamentos del país para elaborar una necesaria y hoy impostergable Ley de Organizaciones Políticas. Ojalá que esta nueva normativa, a tono con el horizonte de la democracia intercultural en un Estado plurinacional autonómico, contribuya a reconfigurar el sistema de representación política, empezando por el imperativo del fortalecimiento y la democratización interna de las organizaciones políticas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia