Editorial

Estado Plurinacional

Tras ocho años de la nueva CPE, aún no es posible hablar de un Estado con autonomías.

La Razón (Edición Impresa)

06:59 / 26 de junio de 2017

En su 39° Congreso Federal, el PSOE adoptó por amplia mayoría la tesis del “carácter plurinacional del Estado” en España. Esta propuesta, objeto de controversia en el país europeo, fue planteada por Pedro Sánchez, renovado secretario general del partido. Consultada sobre un país que ejemplifique la plurinacionalidad, Adriana Lastra, número dos del PSOE, señaló a Bolivia.El reconocimiento de España como “nación de naciones” interpela la noción unívoca de “nación española”. Claro que, como fue aclarado por el equipo de Sánchez, ello no implica asumir la existencia de varias naciones políticas, pero sí de diferentes naciones culturales cuya identidad debe ser reconocida. En todo caso, se subraya como premisa que ni la soberanía popular, que “reside en el conjunto del pueblo español”, ni la unidad de España, en su organización territorial, están en cuestión o riesgo.

Para que la ley fundamental vigente reconozca la plurinacionalidad de España, es necesaria una reforma constitucional federal. Y no hay espalda política para el efecto, toda vez que la fuerza hoy mayoritaria en el Congreso, el derechista Partido Popular, y su aliado Ciudadanos, se oponen.

Igual la cuestión territorial es un tema en disputa, ya que el modelo autonómico pareciera insuficiente ante identidades y reivindicaciones soberanistas como la de Cataluña, que asume precisamente su cualidad de nación.

¿Y cómo andamos en casa, en el Estado Plurinacional que la dirigencia del PSOE ve como referente? Si bien desde su aprobación en referéndum nacional y su vigencia en febrero de 2009, la Constitución Política establece la plurinacionalidad como esencia del nuevo modelo de Estado, es evidente que recién estamos dando los primeros pasos. La declarada “nación de naciones” en Bolivia, con centro en lo indígena originario campesino, resulta innegable, pero aún no da cuenta de un Estado plurinacional.

Lo propio puede decirse del otro núcleo de transformación estatal en el país, que son las autonomías en sus cuatro niveles. Transcurridos más de ocho años de vigencia del nuevo texto constitucional, no es posible hablar todavía de un Estado con autonomías. Lo que tenemos son algunos avances, muy lentos, en la adopción de normas propias por parte de entidades territoriales autónomas. Tenemos también, como tendencia, un impulso centrípeto desde el nivel central del Estado, que demora el proceso.

Resulta interesante que nuestro país sea identificado como un ejemplo de Estado Plurinacional. Así ocurre también con otras cuestiones sustantivas como el Vivir Bien, los derechos de la naturaleza, la interculturalidad de la democracia, los derechos colectivos, la paridad de género…

Claro que no basta declararlo: hay que edificarlo. Y en ese camino afloran las complejidades y la brecha que suele haber entre el principio constitucional y su logro realmente existente. Hay largo recorrido por delante.

(26/06/2017)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia