Editorial

La CEB y el Cardenal

Lo importante es que la CEB y en general las iglesias asuman su misión sin vetos cupulares ni exclusiones.

La Razón (Edición Impresa)

06:39 / 18 de junio de 2018

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) sorprendió con un inédito comunicado en el que, aclarando que es “la voz oficial” de la Iglesia Católica en el país, se deslinda de las declaraciones del recién nombrado cardenal, Toribio Ticona. Peor todavía: resta importancia a su investidura, al sugerir que es una voz más en el coro de voces de “todos los obispos”. No siempre fue así. Con regularidad y frecuencia, la CEB se manifiesta a través de comunicados, mensajes y cartas pastorales públicas sobre diversos temas vinculados con sus funciones pastorales y con temas de la coyuntura nacional. Asumiendo la premisa de que el Estado boliviano, por mandato constitucional, es independiente de la religión, resulta importante que una institución confesional diga su palabra. Lo nuevo es que, con arreglo a “líneas de reflexión”, las diferencias internas se ventilen públicamente.

¿Por qué la Conferencia Episcopal ha decidido, con tanta premura, distanciarse de las opiniones, “a título personal” (sic), del flamante cardenal Ticona? ¿Cómo se explica y entiende que los jerarcas de la Iglesia Católica menosprecien la voz de un eclesiástico de alto rango escogido, nada menos, que por el Papa? ¿Por qué ahora? Y es que, en el pasado, la CEB secundaba y defendía las opiniones del excardenal, a quien además eligió y reeligió seis veces consecutivas como su presidente, incluso honorario.

Como sea, el curioso comunicado, que reafirma sucesivos posicionamientos críticos contra el Gobierno (del que ha recibido varios ataques), parece una reacción precoz ante la postura conciliadora de Ticona, orientada a buscar acercamiento y respeto mutuo con el oficialismo, en especial con “su amigo Evo”. Pero hay un problema de fondo: la visión poco democrática que demuestra el organismo colegiado al cerrar el paso a opiniones diferentes, negando en su seno el pluralismo que exige puertas afuera.

¿Qué lleva a la Conferencia Episcopal Boliviana a la situación extrema de desautorizar públicamente la voz del Cardenal en Bolivia, poco después de agradecer y felicitar su nombramiento? Hay quienes sostienen que se trata de un acto de discriminación toda vez que el obispo Toribio Ticona, hoy cardenal, proviene de cuna humilde e indígena. Otros creen que el comunicado de referencia responde a la reacción interna de los dos o tres monseñores que se asumían con más “méritos” para ser cardenales.

Y están los que ven división en la Iglesia. No es para tanto. Pareciera más bien que este episodio expresa, como es normal, miradas distintas (unas afines a la oposición, otras concertadoras con el oficialismo) sobre asuntos terrenales y determinados temas públicos en el país, como el 21F, que polariza. En todo caso, lo importante es que, más allá de diferencias internas, la CEB y en general todas las iglesias asuman su misión, atentas a la realidad nacional, sin vetos cupulares ni exclusiones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia