Editorial

Paro de transporte

Debemos quitarnos de la cabeza la  idea de que el transporte es un servicio barato

La Razón / La Paz

00:04 / 16 de agosto de 2013

El martes, la ciudadanía paceña tuvo que resistir un nueva protesta protagonizada por los choferes del transporte sindicalizado, cuya demanda (monotemática) se reduce al ya consabido incremento en la tarifa del pasaje, basándose en el no menos repetido argumento del incremento de los costos de operación, que afecta el margen de utilidad que percibe su sector.

La pregunta de rigor en este caso sería: ¿qué es lo que los choferes del transporte público tienen para ofrecerle a la ciudadanía a cambio de un incremento en las tarifas del servicio que prestan? En primer lugar, debemos recordar que en los últimos años el costo del transporte ya se ha incrementado por efecto del denominado trameaje, práctica que consiste en establecer una tarifa diferenciada por “tramos”. Con este sistema, quienes viven en zonas alejadas deben pagar hasta por tres tramos.

En segundo lugar, cabe señalar que las condiciones de los vehículos que prestan el servicio de transporte urbano no son precisamente las más óptimas. De hecho, sorprende la cantidad de accidentes que protagonizan los choferes urbanos en automóviles que en teoría han superado con éxito las inspecciones técnicas de la Unidad Operativa de Tránsito.

En tercer lugar, el país ya ha erogado una significativa cantidad de dinero para proveer (sin costo alguno para los choferes sindicalizados) decenas de miles de equipos de conversión a gas natural vehicular. Con ello, el costo del insumo más importante —el combustible— se ha reducido a una fracción bastante menor a la que se incurre empleando gasolina. Gracias a estas medidas, se puede afirmar que el margen de ganancia de los transportistas se ha incrementado.

Por ello, cabe preguntarse si los dirigentes del transporte público están en condiciones de garantizar un mejor servicio a cambio de una tarifa más alta. Por ejemplo, ¿se eliminará el cuestionado trameaje?, ¿los ciudadanos podrán transportarse en automóviles de mejor calidad?, ¿la población trabajadora tendrá la garantía de poder trasladarse a su casa en la noche sin problemas, después de concluir su jornada laboral?

Debemos quitarnos de la cabeza la idea de que el transporte es un servicio barato. No lo es. También debemos quitarnos de la cabeza la idea de que los transportistas son gente muy pobre. No lo son.

La proliferación de automóviles que prestan el servicio sigue estrictamente la ley del mercado, que indica que la inversión se dirige prioritariamente hacia aquellas actividades que tienen una tasa de rentabilidad relativamente más elevada; y eso es exactamente lo que sucede con el transporte urbano, gracias a la tarifa por tramos, al precio (casi de regalo) del gas natural vehicular y a las exenciones tributarias, que los dirigentes del autotransporte han logrado en el nivel municipal y nacional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia