Editorial

Parques cerrados

El uso y disfrute de los espacios públicos es otro indicador de la calidad de vida en las urbes

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:28 / 19 de noviembre de 2014

Si hay una imagen capaz de mostrar desolación urbana esa es, probablemente, la de un parque infantil vacío, cerrado, abandonado. En la ciudad de El Alto, lamentablemente, no se trata de una imagen cinematográfica, sino de algo cotidiano. Lo peor de todo es que la administración de los parques que hoy lucen cerrados ha sido encargada a las juntas vecinales.

En efecto, según un reportaje de La Razón, El Alto tiene al menos cuatro parques monumentales y un sinnúmero de pequeños. Los primeros han sido entregados a las juntas vecinales para su administración, pero estas instituciones los mantienen cerrados. Los segundos están a cargo de la municipalidad, pero carecen de mantenimiento y en muchos casos no son sino grandes espacios abiertos que parecen terrenos baldíos.

Dos de los cuatro grandes parques alteños identificados por este diario están ubicados en las jardineras centrales de la avenida Cívica, en las zonas Tejada Rectangular y Santa Rosa; el tercero se ubica también en las jardineras de la avenida Elizardo Pérez, en la zona Huayna Potosí; y el cuarto es el parque vial infantil de Villa Adela. Hay uno más, todavía en construcción, ubicado en Villa Exaltación. Todos ellos tienen en común, además de los enrejados que impiden el paso de las personas para quienes supuestamente han sido construidos, el mal estado de los juegos para niños y la maleza que amenaza con cubrir partes del área.

La única excepción es el parque de Villa Exaltación, que durante los días de semana puede ser usado por las y los niños si se presenta una solicitud escrita para acceder a él; y los fines de semana se abre al público cuando hay algún miembro de la Policía brindando educación vial. Lo malo es que niñas y niños no pueden ingresar al parque con sus bicicletas o coches a pedal, y están obligados a usar los que allí se proveen.

Para el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto, la decisión de tener cerrados los parques se explica en la inseguridad ciudadana, y algunos testimonios de vecinos consultados por La Razón al respecto parecerían darle la razón: hay personas que usan el espacio público para hacer borracheras al aire libre, como baño o, finalmente, como refugio para parejas en busca de intimidad.

Naturalmente, lo que hace falta, como señala el dirigente vecinal, es mayor presencia policial para brindar seguridad tanto a quienes usan el espacio público como a los propios parques, que suelen ser atacados por vándalos que hallan satisfacción en dañar la propiedad pública. Pero sobre todo hace falta que el Gobierno Municipal se haga cargo de su responsabilidad al respecto y deje de delegar sus tareas en manos de organizaciones vecinales proclives a adoptar decisiones arbitrarias. El uso y disfrute de los espacios públicos es, pues, otro indicador de la calidad de vida en cualquier ciudad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia