Editorial

Perniciosa burocracia

La Razón (Edición Impresa)

03:15 / 27 de septiembre de 2015

Según ha denunciado el Instituto Nacional de Oftalmología, en lo que va del año al menos 11 córneas donadas por Estados Unidos, entre otros órganos, no han logrado cumplir su objetivo —bastante noble, por cierto— de devolver la vista a varios bolivianos que por diferentes razones carecen hoy de ese fundamental sentido

. Esto debido a la perniciosa burocracia que impera en la Aduana Nacional, que establece que todo lo que ingresa al país debe cumplir primero con un largo proceso, incluidas las donaciones, aunque éstas sean órganos cuyo tiempo de vida útil es bastante corto (seis días como máximo).

No cabe duda de que las leyes deben ser cumplidas y que el ingreso de donaciones debe seguir el camino correspondiente. No obstante, resulta absurdo, por decir lo menos, que no existan excepciones o al menos se dé prioridad al ingreso de órganos al país, máxime tratándose de partes que pueden prolongar la vida de ciudadanos bolivianos, en algunos casos, y de mejorar sustancialmente sus condiciones de vida, en otros, como el caso que aquí se comenta. Por todo ello, es de esperar que las autoridades del ramo escuchen el clamor de los especialistas y de quienes necesitan un trasplante para que al menos no pongan trabas burocráticas a su recuperación, cuando ésta está a su alcance.  

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia