Editorial

Perros peligrosos

Esta situación demanda una pronta respuesta por parte de las autoridades competentes.

La Razón (Edición Impresa)

01:25 / 10 de noviembre de 2016

El ataque de un pitbull a tres mujeres, una de ellas embarazada, el 3 de noviembre en el barrio paceño de Achachicala ha puesto en evidencia, una vez más, la falta de controles para evitar que perros peligrosos anden por las calles sin bozal ni correas, junto a otras irregularidades respecto al control canino como la crianza de animales para peleas de perros y entre pandillas.

A raíz de este hecho, la directora de Animales SOS, Susana Carpio, decidió emprender una cruzada junto a otros activistas para que el Gobierno Municipal “cumpla sus funciones y aplique las leyes y ordenanzas de tenencia, control y protección de animales; y para que los propietarios registren a los perros considerados peligrosos”. Para tal efecto, han impulsado la recolección de cartas escritas por ciudadanos paceños en las que se denuncia “la falta de respuesta a los llamados para auxiliar a los animales, el inexistente recojo de perros callejeros, heridos y/o maltratados; no dar curso a denuncias de peleas de canes, así como la tenencia de perros considerados peligrosos con fines delictivos y de usufructo”.

A modo de ejemplo Carpio señaló que ella y los vecinos de Achachicala presentaron a la Alcaldía tres denuncias este año y una en 2015 identificando una casa utilizada para la crianza de perros de razas peligrosas para peleas, cuyos dueños (tres varones) se valían de canes callejeros para su adiestramiento, los cuales eran destrozados hasta la muerte. Y precisamente uno de estos perros adiestrados habría sido el que atacó a las mujeres.

Respecto a estas denuncias, en una carta enviada a La Razón la Directora de Comunicación del Gobierno Municipal de La Paz deslindó la responsabilidad de la Alcaldía, argumentando, entre otros puntos, que “cuando reciben denuncias de maltrato, los funcionarios municipales no pueden ingresar a las viviendas particulares sin una orden judicial o desprovistos de la Policía”. De allí que para efectivizar el “rescate de animales maltratados” la municipalidad debe coordinar con otras entidades, lo cual “no es posible lograr en todos los casos”. Respecto a la tenencia de razas peligrosas, la autoridad edil afirma que esta competencia no es “tuición” de la Alcaldía, sino de la “Policía”, y que hasta el momento no han recibido “ninguna autorización dada por la Policía a personas particulares para la tenencia de razas consideradas peligrosas”.

Ahora bien, más allá de cuál o cuáles sean las instituciones llamadas a garantizar el cumplimiento de las leyes y ordenanzas de tenencia, control y protección de animales, resulta evidente que en La Paz, al igual que en el resto de las urbes, se pasean por las calles sin correas ni bozales canes de razas consideradas peligrosas que son criados de manera agresiva, lo que constituye un serio peligro para la población, amén de atentar contra el bienestar de éstos y otros animales; situación que demanda una pronta respuesta por parte de las autoridades competentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia