Editorial

Petroglifos sepultados

Décadas después, este patrimonio arqueológico ha vuelto a sufrir daños irreparables

La Razón

02:43 / 25 de febrero de 2012

En el departamento de Oruro, a dos kilómetros de la población de Poopó, el país cuenta con grabados rupestres plasmados en la ladera norte de un cerro a 3.660 msnm. Un tesoro arqueológico de incalculable valor que, sin embargo, posiblemente haya sido destruido, como consecuencia de la ampliación de un camino aledaño, trazado para favorecer la explotación minera.

En noviembre del año pasado, Fernando Huaranca, uno de los principales documentalistas de la Sociedad de Investigación de Arte Rupestre de Bolivia (SIARB), efectuó una inspección ocular del lugar (llamado Inca Pintata); entonces pudo comprobar, con alarma, que los petroglifos habían quedado sepultados bajo toneladas de roca, que fueron desplazadas por la ampliación de una vía que pasa por su lado.

Ese camino fue construido en 1986, por la empresa Tiwanaku Mines, a fin de poder acceder hasta la mina Montserrat, de su propiedad. Ya en ese entonces, aquellas obras (por efecto de la dinamita y el movimiento de tierra efectuado por los tractores) destruyeron aproximadamente el 30% de los grabados, según denunciaron Roy Querejazu Lewis y otros arqueólogos del país. A raíz de este incidente, autoridades cívicas y culturales de Oruro presentaron una querella judicial contra la empresa minera. No obstante, los responsables de esta destrucción, que argumentaron desconocer la existencia de los grabados y su valor cultural “al no existir un letrero indicativo en el lugar”, fueron exonerados.

Ahora, tres décadas después, este patrimonio cultural y arqueológico ha vuelto a sufrir daños irreparables. Según pudo constatar Fernando Huaranca, esta vez, el desplazamiento de escombros arrojados sin ningún cuidado podría haber destruido por completo a los petroglifos que se salvaron en 1986. Un comunicado de la SIARB señala que esa sociedad se comunicó en reiteradas ocasiones con autoridades de la Alcaldía del municipio de Poopó para conocer los pormenores de esa ampliación vial, elaborada sin ningún tipo de cuidado. Sin embargo, hasta ahora nadie supo dar explicaciones al respecto.

Diferentes documentos y opiniones de la sociedad de arte rupestre de Bolivia resaltan el incalculable valor de estos grabados en piedra. Sus motivos antropomorfos (figuras humanas y símbolos) y zoomorfos (llamas, suris, lagartijas y serpientes), así como el fino detalle de sus líneas daban cuenta del elevado sentido artístico de sus autores. Un tesoro arqueológico que no sólo contenía milenaria y valiosísima información, sino que además significaba un recurso turístico de gran valor. Pero que sin embargo se encuentra ahora sepultado y probablemente destruido, por la negligencia y desidia de autoridades locales y empresarios incapaces de ver más allá de sus narices y de su propio interés.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia