Editorial

Plan contra el plagio cultural

La Razón Digital

00:15 / 02 de septiembre de 2016

El Gobierno acaba de lanzar una campaña para promocionar el Carnaval de Oruro en el mundo, con el propósito de atraer turistas, pero también para “frenar el plagio” de danzas folklóricas, vestimentas, canciones y expresiones culturales bolivianas que son copiadas en festividades de países vecinos, particularmente en Chile y Perú, sin que se reconozca su origen ni a sus creadores. Se trata sin duda de una necesaria campaña, pues además de impulsar la economía por medio del turismo, generando fuentes de empleo y atrayendo al mismo tiempo divisas en favor del país, no cabe duda de la importancia de que se reconozca el valor de nuestra cultura, así como también el trabajo y el esfuerzo de quienes se encuentran detrás de sus manifestaciones.

Sin embargo, tratar de evitar que las danzas, vestimentas y otras manifestaciones bolivianas sean reproducidas en otros países como propias es harina de otro costal. Y es que solemos olvidar que la cultura no conoce fronteras, simplemente se propaga. De allí que sus expresiones sean producto no solo de la originalidad, sino también del sincretismo, de los encuentros… Y en este sentido, el hecho de que otras naciones estén reproduciendo nuestra tradición representa, bien mirado, un acto de conquista, del que deberíamos sentirnos orgullosos antes que indignados.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia