Editorial

Precio del petróleo

Las acciones irresponsables de los especuladores pueden arrastrar otra vez al planeta

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:02 / 21 de junio de 2014

Los vientos de guerra que soplan nuevamente en Oriente Medio, además de las tensiones políticas y sociales que generan, se van materializando en una persistente elevación en el precio del barril de crudo que por ahora ronda los $us 100, y que podría ir escalando aún más en función de las escaramuzas  entre fuerzas gubernamentales iraquíes y grupos de rebeldes islamistas.

Este tipo de eventos lógicamente constituyen malas noticias para el mundo, porque se constituyen en el caldo de cultivo para la realización de una despreciable actividad, la especulación. En efecto, el solo anuncio de conflictos bélicos en la zona más bendecida del planeta por la presencia y explotación de vastas reservas de crudo casi automáticamente se ha manifestado en una sintomática elevación de la cotización de precios del petróleo.

Las consecuencias del incremento de precios de este energético, para el mundo y su economía, podrían significar una vez más estancamiento, inflación, desempleo y, por supuesto, movilizaciones sociales que expresan indignación y descontento. Los primeros cálculos estiman que si continúa esta tendencia alcista, la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) global podría sufrir una caída entre el 0,5% y el 1%.

Si bien las acciones bélicas militares son las que típicamente gatillan el comportamiento errático de los precios en los mercados de materias primas, tal como sucedió en el caso del mercado del gas asociado al conflicto en Ucrania, especialmente cuando ocurren en las regiones donde se explotan recursos naturales no renovables como los hidrocarburos o minerales, resulta de manera casi incuestionable que la reacción de los verdaderos terroristas/especuladores (camuflados en costosos trajes de marca y que operan en los centros financieros mundiales) es la que genera artificialmente mayores presiones en las cotizaciones de precios que se traducen en nerviosismo y desesperanza al resto de la humanidad.

Una vez más, las acciones irresponsables guiadas por la avaricia de los especuladores pueden arrastrar otra vez al planeta hacia lo profundo del hoyo negro de la recesión, impidiendo a las economías del mundo infructuosamente salir del fondo. Resulta igual de lamentable la inexistencia de instancias regulatorias efectivas que puedan impedir su accionar oportunista e impertinente.

Lo triste y desconsolador del tema es que potencias como Estados Unidos y algunos de sus aliados se aprestan a intervenir directa o indirectamente en este conflicto regional, atizando más la tensa situación, cuando de manera mucho más sana debieran preparar a sus grupos de élite y “asesores” en la detección y desarticulación de aquellos desestabilizadores financieros pertrechados en sus lujosas y lejanas oficinas en Wall Street.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia