Editorial

Presidente investigado

Los excesos del Presidente estadounidense podrían pasarle una pesada factura al Partido Republicano.

La Razón (Edición Impresa)

00:58 / 22 de noviembre de 2019

La semana que concluye parece haber sido decisiva en el avance de la investigación sobre el Presidente de Estados Unidos para determinar si cometió crímenes punibles aprovechando su cargo, y de ser así, destituirlo (proceso conocido como impeachment). Especialistas citados por medios internacionales y agencias de noticias creen que Donald Trump podría perder el cargo.

Faltando menos de un año para la próxima elección presidencial en EEUU, el Partido Demócrata, que impulsa la investigación en el Congreso estadounidense, tiene mucho que ganar con solo demostrar que el Mandatario, el cuarto presidente de ese país en ser sometido a este tipo de investigación, cometió crímenes en el ejercicio de su cargo, mucho más si se logra evitar que se convierta nuevamente en candidato presidencial por el Partido Republicano, y ni qué decir si logran sacarlo del cargo antes del final de su mandato.

Lo que se sabe, gracias a la alerta lanzada por un denunciante anónimo desde los servicios de inteligencia de ese país, es que el Presidente estadounidense presionó a su homólogo de Ucrania para que investigue al hijo del exvicepresidente estadounidense Joe Biden (Hunter Biden), con el propósito de dañar la imagen de su posible contendiente por el Partido Demócrata en las elecciones de 2020.

Esta presión consistía en retener una multimillonaria ayuda militar. Pero esta semana se supo que también sería parte de un quid pro quo acordado entre ambos mandatarios durante una cumbre. Trump ha manifestado enfáticamente que nunca ofreció “tal cosa por otra” y que en realidad “no quería nada” del Presidente ucraniano. Quienes testificaron ante un comité del Congreso estadounidense dijeron lo contrario.

El miércoles, el Embajador de EEUU ante la Unión Europea, amigo personal de Trump, ratificó lo que ya se había escuchado en días anteriores, y aunque coincidió en que el Mandatario nunca había hablado del famoso quid pro quo, sí confirmó que la presión sobre el Presidente ucraniano efectivamente existió y que no solo participó activamente el abogado personal de su jefe, sino también otros altos mandatarios, incluido el Vicepresidente y el Secretario de Estado.

Como ya se ha señalado, el avance de las investigaciones, que ayer incluyeron nuevos testimonios de autoridades ligadas a la diplomacia estadounidense y al Gobierno de ese país, ha puesto al Partido Demócrata en una expectable posición; ni qué decir del todavía precandidato Joe Biden, quien podría desempeñar el papel de víctima.

Con menos de 12 meses hasta la próxima elección, cabe la posibilidad de que los excesos del Presidente estadounidense vayan a pasarle una pesada factura al Partido Republicano, cuyos líderes y representantes han hecho la vista gorda en todas las ocasiones en que Donald Trump pasó la línea de la decencia. La política en Estados Unidos se ha puesto tan intensa como en el resto del mundo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia