Editorial

Primarias en EEUU

La etiqueta de ‘socialista’ ha cobrado un nuevo sentido para el electorado estadounidense

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:27 / 11 de febrero de 2016

Las elecciones presidenciales en EEUU están a la vuelta de la esquina. El 8 de noviembre se elegirá al sucesor de Barack Obama, quien deberá entregar la silla presidencial en enero de 2017. No obstante, hasta septiembre, los demócratas y republicanos deberán preseleccionar a su candidato a través de elecciones partidarias directas conocidas como primarias o caucus (asambleas).

Estados Unidos es uno de los pocos países en el que los principales partidos políticos utilizan esta metodología para elegir a sus candidatos, lo cual hace que la carrera presidencial sea una batalla particularmente larga. Respecto a los caucus que se llevan a cabo, si bien en un inicio estuvieron marcados por los abundantes exabruptos del precandidato republicano Donald Trump, en los últimos días ha surgido como fenómeno mediático el ignorado senador demócrata Bernie Sanders, quien se ha erigido como el principal obstáculo a la candidatura presidencial de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, favorita no solo para representar a los demócratas, sino también para ocupar la silla presidencial.

Los medios estadounidenses han comenzado a tomar muy en serio a Sanders luego de que en Iowa obtuviese el segundo lugar con una mínima diferencia respecto a Hillary Clinton, y sobre todo después de pulverizar en el estado de New Hampshire a la también exsenadora (con el 93% del voto demócrata escrutado, Sanders consiguió el 60% de los votos, frente al 38% de Clinton). Y si bien en los próximos estados donde se celebrarán las primarias, Carolina del Sur y Nevada, la ex primera dama se perfila como favorita en todas las encuestas, no cabe duda de que su competidor cambiará la rúbrica de estas primarias.

Sanders se autodefine como socialista, lo cual podría parecer políticamente inapropiado en una nación que se percibe como la tierra de las oportunidades capitalistas. Sin embargo, su discurso y su autoidentificación parecen tener buena acogida en una sociedad en la que el 1% de la población más rica tiene hoy en día más de lo que posee el restante 99%. La crisis de las hipotecas subprime en 2009 tuvo como consecuencia el desalojo de millones de estadounidenses que no pudieron pagar sus créditos. Y si la concentración del ingreso y la crisis por los desalojos no fuese suficiente, en EEUU los segmentos de las clases trabajadoras han visto estancarse sus niveles de ingresos así como sus oportunidades de trabajo (las caídas del desempleo observadas en los últimos años se deben en gran medida a la caída de la población que decide buscar trabajo).

El programa de Sanders propone una drástica reforma de las prácticas del sector financiero norteamericano, percibido como el responsable de la crisis. Es en ese contexto que la etiqueta “socialista” cobra un nuevo sentido para el electorado estadounidense; algo que sin duda traerá nuevas sorpresas en los próximos meses.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia