Editorial

Proyecto OSCAR

El proyecto OSCAR, uno de los emprendimientos de desarrollo más importantes para el departamento de La Paz, especializado en la apertura de caminos rurales y el apoyo en las áreas de salud, educación y la producción de alimentos allí donde el Estado no llega, dejará de ser implementado desde el próximo año, después de casi medio siglo de trabajo, por falta de financiamiento.

La Razón / La Paz

00:00 / 11 de diciembre de 2011

Según nos cuenta la última edición de la revista Escape, este proyecto se inició en 1969 gracias al entusiasmo del padre franciscano Miguel Dooling, quien comprendió la necesidad de conectar, por medio de caminos, las poblaciones rurales e indígenas para su desarrollo. De allí su nombre: Obras Sociales de Caminos de Acceso Rural.

En un principio, los primeros oscarinos (Dooling y cuatro voluntarios) ingresaron a la localidad de Guanay para abrir caminos con medios muy precarios. De a poco, el proyecto fue sumando adeptos y también recursos gracias a la cooperación internacional. Uno de sus mayores logros fue el reconocimiento de su labor como una alternativa al servicio militar. Gracias a ello, el proyecto consiguió más voluntarios y a la vez abrió una oportunidad para que muchos jóvenes conscriptos aprendan de manera práctica labores técnicas, así como la importancia de la solidaridad y el trabajo a favor de los demás.

Posteriormente, cuando el padre Roberto Eckerstorfer tomó las riendas de la obra, en 1982, el centro de operaciones se trasladó hasta la población de Alto Beni, y sus funciones se diversificaron junto con las necesidades de la población. Además de caminos, los oscarinos comprendieron la urgencia de apoyar en temas de salud, educación y alimentación.

En aquellos parajes, la leishmaniasis (conocida también como lepra blanca) y otros parásitos causaban estragos entre la población, especialmente entre aquellos venidos de occidente. Asimismo, la desnutrición campeaba por falta de una alimentación balanceada, pues sólo se cosechaba arroz. Por su lado, los colonos, con prácticas nocivas para el medio ambiente como el desmonte sin discriminación y el chaqueo, agudizaban el índice de enfermedades tropicales y la erosión de los suelos.

Con la llegada de los oscarinos, la educación mejoró y con ello la calidad de vida de las personas. La obra logró conseguir medicamentos occidentales pero también locales (gracias al conocimiento de los indígenas del lugar) para tratar la leishmaniasis; y los productos se diversificaron (además de arroz, ahora se producen cítricos, cacao, plátano), con lo que mejoró la alimentación.  Por todo ello y mucho más es muy lamentable que este proyecto cierre sus puertas a fin de año. Quizás sea tiempo de que esta labor deje de ser voluntaria y sea remunerada. Pero para que aquello ocurra, el Estado tendría que encargarse de sostener este proyecto, o de buscar alternativas de financiamiento.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia