Editorial

Pueblos del contrabando

El contrabando se ha convertido en la alternativa económica para las poblaciones fronterizas.

La Razón (Edición Impresa)

09:30 / 21 de enero de 2015

Desde hace mucho tiempo se sabe que los pueblos fronterizos son mucho más que paso obligado de las bandas de traficantes y contrabandistas, pues en algunos casos les proveen además de hospedaje, protección y apoyo logístico. Una reciente incursión del Control Operativo Aduanero (COA) permitió a un grupo de periodistas constatar este extremo en los hechos.

En efecto, según el Comandante del COA-Oruro, “existen varios pueblos que se resisten a que exista un control efectivo del COA; es por ello que hay rutas y áreas en las que no podemos ingresar, por lo que vemos la forma de camuflarnos para entrar”. Aquí tampoco hay novedad, lo cual no significa que sea aceptable: la fuerza pública, la única autorizada constitucionalmente a ejercer la violencia para asegurar el orden interno del país, no tiene control de todo el territorio.

El jefe policial señaló que dichos pueblos “brindan protección a los contrabandistas y ésa es una realidad, ya que éstos llegan a subsistir gracias a este movimiento ilícito; los apoyan con la logística, incluso les proveen de combustible para generar ganancias extras al margen de la actividad agrícola que tienen en la zona”. Entre los pueblos que han encontrado su vocación en la protección del contrabando se cuentan las poblaciones orureñas de La Rivera, Todos Santos, Sabaya y Puerto Rico, en la frontera con Chile.

Asimismo, el Comandante del COA-Oruro explicó que debido al intenso control que se ha impuesto en los últimos años, los modos de internación de mercadería de contrabando han cambiado y ahora se usa una variante del llamado contrabando hormiga: antes de pasar por los puestos de control los vehículos grandes descargan toda la mercancía y la distribuyen en vehículos públicos y particulares más pequeños para mimetizarse a lo largo de las carreteras de la zona. La mercadería que ingresa al país por esta vía, al menos por las fronteras occidentales, consiste en prendas nuevas, ropa usada y productos de línea blanca, además de coches indocumentados. Los centros de acopio son las ferias de las poblaciones rurales de Oruro.

En la señalada incursión, las y los periodistas presentes, incluyendo a la cronista de este diario, fueron testigos de la captura de un automóvil chuto y del arresto de su conductor. El joven, de entre 20 y 22 años, reveló que por conducir el automóvil desde Chile hasta uno de los pueblos fronterizos recibe un pago de $us 100.

Queda, pues, claro que el contrabando se ha convertido en la alternativa económica para las poblaciones fronterizas, en tanto representa menos esfuerzo y mejores beneficios que la agricultura en terreno agreste. La lucha contra el contrabando, entonces, pasa por brindar mejores condiciones de vida a quienes lo amparan, pues la sola interdicción hace tiempo que se ha demostrado insuficiente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia