Editorial

¿Recesión a la vista?

Según el BM y el FMI, se avecinan nubarrones en el panorama económico de la región

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:34 / 10 de octubre de 2015

La semana pasada en Lima, durante la reunión anual que celebran de manera conjunta, el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentaron el informe Perspectivas Económicas Globales, cuya principal conclusión indica que América Latina sufrirá una transición de orden económico de desaceleración a recesión.

Los datos expuestos en el documento estiman que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de la región este año estará en torno al 0%, con una tendencia hacia la baja. Esto debido a la probada sensibilidad que tienen las economías latinoamericanas respecto a la contracción del crecimiento de China y a la caída secular de precios de las materias primas en los mercados internacionales.

Brasil y Argentina aparecen entre los países que experimentarán mayores dificultades, ya que durante los próximos dos años (o más) sus tasas de crecimiento proyectadas muestran cifras negativas, que de confirmarse indefectiblemente afectarán directamente a sus poblaciones y reducirán los niveles de bienestar hasta ahora logrados. En este contexto, resulta preocupante, por el grado de interdependencia que nuestra economía tiene con ambos socios comerciales, vislumbrar el posible impacto que a futuro podría experimentar el equilibrio macroeconómico interno y los efectos en el ingreso, empleo, déficit e inflación, entre los más relevantes.

Si bien los anuncios del BM y del FMI en muchos casos y épocas significaron profecías autocumplidas, es de cautos saber internalizar los mensajes que tratan de enviar estos dos mensajeros, a los que ahora se suma un tercero como la CEPAL; y los tres anuncian una contracción de la economía regional, y por silogismo, de la boliviana. Cabe recordar que para la gestión 2015 la proyección oficial de crecimiento fue inicialmente de 5,9%, luego a regañadientes fue ajustada al 5%, para finalmente culminar en 4,6%, suficiente para asegurar el pago del doble aguinaldo.

De la misma manera, estos organismos multilaterales calcularon tasas de crecimiento a la baja para Bolivia, que oscilan en torno al 4,6%. Y si bien el país aún tiene suficiente espacio en su política monetaria, fiscal y cambiaria para contener el embate de la crisis externa, para poder llegar a buen puerto es indispensable mantener una posición austera en lo que se refiere al gasto; generar incentivos que promuevan el ahorro más que el consumo del Gobierno y las familias; evitar cerrar los déficits con mayor endeudamiento; mantener una posición inamovible respecto al tipo de cambio; iniciar un proceso serio de diversificación de la matriz productiva y, finalmente, incorporar a los agentes del sector informal como contribuyentes plenos. Si todos estos factores son aplicados oportuna y consistentemente, el contagio de la recesión latinoamericana en ciernes podría esquivarse con pocos daños colaterales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia