Editorial

Reciclaje de basura

Urge una ley que vele por la salud de quienes se sumergen cotidianamen-te en la basura

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 17 de diciembre de 2014

Al menos 56 mujeres se dedican a reciclar basura en el relleno sanitario del Distrito 13 de El Alto. Ninguna cuenta con alguna autorización municipal para realizar esta labor y, lo que es peor, lo hacen sin protección, por lo que se exponen a contraer diversas enfermedades. Como es de suponer, la pobreza se encuentra detrás de esta estrategia extrema de lucha contra la miseria.

Según pudo constatar La Razón, las mujeres tienen entre 20 y 60 años, viven en inmediaciones del lugar y trabajan por turnos, cada cuatro días. Cotidianamente se las puede observar vistiendo botas, sombreros, overoles, guantes y —algunas— pasamontañas. Cuando llueve se cubren con plástico para evitar mojarse. Cada que una volqueta llega al relleno sanitario, se acercan a la espera de que vacíe su carga, entonces inmediatamente después comienzan a escarbar entre la basura buscando sobre todo botellas de plástico, pedazos de madera, fierro, cuero y cualquier otro tipo de material que pueda servir para ser reutilizado y/o reciclado.

Esta búsqueda se realiza contra reloj, pues luego de que la volqueta deposita los desechos se acerca un tractor, cuya labor consiste en esparcir los escombros para sepultarlos posteriormente con tierra. Previsiblemente el conductor no se detiene cuando las mujeres se encuentran en medio de la basura, y tienen que ser ellas las que se deben apartar para no resultar lastimadas.

De todas maneras, constantemente sufren cortes por los materiales que manipulan, y su mayor temor son las infecciones que pueden derivar de estas heridas, por lo que acuden regularmente a los centros médicos de salud. Sin embargo, al estar expuestas a desechos orgánicos fermentados y sustancias tóxicas corren también el riesgo de contraer enfermedades digestivas y en la piel.

Pese a estos peligros, al nauseabundo olor y a la precariedad de este trabajo, estas valientes mujeres arriesgan su salud una vez a la semana (el resto de los días se dedican a comercializar los productos recolectados así como a otras labores), todo ello para garantizar el sustento de su familia.

Tanto las recolectoras como el encargado del relleno sanitario reconocen que no existe ningún acuerdo para que realicen este tipo de trabajo. Lo que pone en relieve la existencia de un vacío legal que debería subsanarse cuanto antes; más aun tratándose de una labor que permite subsistir a muchas familias y a la vez contribuye positivamente al cuidado del medio ambiente.

Ahora bien, una norma en tal sentido, más que preocuparse de que el fisco se quede con una parte de los escasos recursos que este tipo de actividades genera, debería enfocarse en el bienestar y en la salud de quienes se sumergen cotidianamente en la basura en busca de productos que puedan ser reutilizados y reciclados, de tal manera que se les proporcione las mejores condiciones posibles para realizar esta precaria labor. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia