Editorial

Recursos humanos

El desarrollo pasa necesariamente a través de la promoción de los recursos humanos

La Razón / La Paz

00:46 / 25 de julio de 2012

Debiera ser una verdad de Perogrullo, sin embargo, en los hechos, no siempre lo es: cualquier clase o cantidad de recursos financieros o tecnológicos disponibles es inútil sin los recursos humanos capaces de gestionarlos para obtener resultados. Se ha dicho que el Estado hacía poco en materia de formación técnica y profesional, por fin eso parece a punto de cambiar.

En efecto, el lunes último, en la ceremonia de clausura de la II Olimpiada Científica Estudiantil Plurinacional, el Presidente del Estado anunció que los diez primeros ganadores del certamen serán becados para estudiar en universidades del extranjero y formarse en áreas clave para el desarrollo tecnológico, imprescindible para promover la industrialización de los recursos naturales del país. Asimismo, está convocada para hoy una ceremonia de lanzamiento del programa de becas para la formación de especialistas en ciencias aeroespaciales, que formarán parte del equipo de la Agencia Boliviana Espacial, que se hará cargo del satélite que el Estado está adquiriendo y pretende tener funcionando en 2014.

Ha reconocido el Mandatario que la decisión de becar a las y los talentosos bachilleres que triunfaron en la Olimpiada se funda en la evidencia que algunos países e industrias no están dispuestos a compartir su tecnología, por lo que hay que desarrollarla; lo que requiere crear o, si cabe, ampliar los ámbitos de la investigación y desarrollo científico propios. Pero incluso en el caso de que Bolivia reciba transferencia tecnológica, son necesarias las personas que administrarán ese conocimiento y, sobre todo, lo ampliarán o adaptarán a las necesidades del país.

Por otra parte, la Olimpiada ha demostrado que el talento humano existe; y los testimonios recogidos por este diario así lo demuestran, pues muchos de los estudiantes se prepararon por cuenta propia, con ayuda de algunos maestros conscientes de su deber más allá de lo que se espera de ellos en el aula, para alcanzar el nivel que les permitió obtener las medallas que hoy ostentan.

Ciertamente, diez bachilleres becados, o 74 profesionales haciendo cursos especializados son nada frente al tamaño de la necesidad, pero es el primer paso de, ojalá, muchos que deberán darse en el futuro inmediato para elevar el nivel técnico y científico del país, cuyo horizonte es la industrialización, prometida ya en la campaña electoral de 2005 y que se ha demostrado menos fácil de lo que se podía imaginar.

Hay, pues, que celebrar la decisión de comenzar a promover a las y los jóvenes talentosos, que abundan en el país, pensando que la única manera de caminar hacia el desarrollo es a través de la promoción de recursos humanos que pongan su conocimiento al servicio de los más ambiciosos objetivos técnicos y científicos; lo que incluye, naturalmente, desarrollarlo y compartirlo con las nuevas generaciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia