Editorial

Registro de artistas

Esta restricción deja fuera a muchos artistas extranjeros que trabajan en Bolivia.

La Razón (Edición Impresa)

00:36 / 27 de septiembre de 2018

En 2012 se aprobó el Decreto Supremo 1241, estableciendo diversos beneficios para las y los artistas bolivianos como una forma de promover su actividad; algo fundamental para el desarrollo de la cultura en el país. Sin embargo, quienes desean acceder a estos beneficios deben estar inscritos en el Registro Plurinacional de Artistas, que deja fuera a las y los extranjeros que trabajan en el país.

Esta salvedad en la norma, sumada a la susceptibilidad de algunos artistas que creyeron ver una nueva forma de control gubernamental a su actividad, provocó en un inicio resistencia al registro; la cual sin embargo poco a poco fue desapareciendo, al punto de que hoy están registrados 12.832 artistas, individuales y colectivos, quienes ya reciben algunos incentivos para desarrollar su actividad.

Los beneficios concretos que establece el citado decreto son cuatro: exención en los Impuestos al Valor Agregado (IVA) y a las Transacciones (IT) en sus presentaciones; uso gratuito de espacios pertenecientes al Gobierno Nacional o los gobiernos municipales, así como difusión y publicidad gratuitas de estas actividades; acreditación como artista boliviano en otros países; junto a la autorización para poder sacar del país instrumentos musicales considerados patrimonio nacional.

El primero de estos beneficios fue el que motivó en su momento la movilización y demanda de las y los artistas. Respecto a la exclusión de los extranjeros del registro, se explicó que esta medida fue adoptada para evitar que artistas de otros países que ofrecen conciertos masivos se beneficien de las exenciones impositivas en desmedro de los locales. El problema es que esta restricción deja fuera a muchos extranjeros que trabajan en Bolivia y que por no querer naturalizarse pierden los incentivos.

Según comentó el Director de la Unidad de Consejos Culturales Departamentales del Ministerio de Culturas y Turismo, la inscripción al registro no dura más de 15 minutos y hasta puede hacerse vía internet. Asimismo, explicó que para facilitar la inclusión de artistas que no viven en la sede de gobierno, se está coordinando para que las gobernaciones y los gobiernos municipales puedan realizar este trámite. Medida que está contribuyendo a incrementar el número de registros.

Finalmente, respecto del reclamo de los extranjeros que viven y trabajan en Bolivia, el citado director afirmó que se están estudiando acciones para “ajustar” la norma; tarea que sin embargo ya lleva seis años de retraso.

Sin duda, el Registro Plurinacional de Artistas es un avance importante en materia de políticas de fomento a las artes y las culturas, pero el problema de la exclusión de los extranjeros, sumado a otros propios de la inadecuada gestión de las políticas al respecto, le quita algo de mérito. La solución pasa por mejorar las normas y las políticas, además de hacer más y mejores esfuerzos para que funcionen efectivamente. El resultado solo puede ser beneficioso para la cultura boliviana, entendida en su dimensión más amplia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia