Editorial

Relatos de terror

Loan Clamparu, el presunto capo de la prostitución rumana en Europa, fue sentenciado el lunes a 30 años de prisión en España. Entre otros delitos, se lo declaró culpable por obligar a una menor a prostituirse y por forzarla a que se realice un aborto. Se trata de una sentencia histórica, pues nunca antes ningún proxeneta había sido condenado a una pena tan larga en Europa.

La Razón / La Paz

02:36 / 22 de febrero de 2012

En efecto, un tribunal de Madrid dio curso a la pena máxima que solicitaba el ministerio público para Clamparu (conocido como Cabeza de Cerdo) y a seis de sus cómplices, conmovido sin duda por los testimonios de cuatro testigos que se animaron a contar su historia. Lo más lamentable de todo es saber que se trata de relatos recurrentes, protagonizados diariamente por miles de mujeres en todas partes del mundo; y que, sin embargo, se ha avanzado muy poco para eliminar o al menos reducir este tipo de explotación.  

Las jóvenes rumanas contaron que fueron llevadas a Europa occidental con argucias. A la mayoría se les prometió un trabajo en el servicio doméstico o un trabajo en hostelería. A otras se les dijo que trabajarían en la prostitución, pero nunca se les advirtió que lo harían en condiciones de semiesclavitud. Una vez que llegaban a España, les decían que habían contraído una elevada deuda con la organización, y que debían ejercer la prostitución y entregar la totalidad del dinero recibido hasta saldarla.

Para doblegar su voluntad y obligarlas a desarrollar la prostitución “se valían de amenazas y agresiones físicas, les retiraban su documentación personal proporcionándoles otra falsa, las mantenían hospedadas en pisos donde eran controladas continuamente para evitar su fuga y vigilaban estrechamente sus movimientos”, según contó una de las testigos.

Cuando Clamparu se enteró de que Andrea (la menor a quien obligó a prostituirse) se encontraba embarazada, le exigió que abortara, o de lo contrario la mataría, pues de otro modo no podría seguir ejerciendo la prostitución. Ante su oposición, Cabeza de Cerdo la agredió físicamente hasta someter su voluntad. El ministerio público español estimaba que al menos otras 600 mujeres corrieron igual suerte en España, explotadas por la organización liderada por el acusado, quien se inició en estas lides antes de que en 1989, con 20 años, ingresara en la prisión rumana de Aiud, donde permaneció diez años.

Lo más preocupante de este infame negocio, que emplea métodos atroces para doblegar la voluntad y explotar la dignidad de las mujeres, no es sólo su magnitud, sino la falta de una respuesta contundente a nivel social y político. Se calcula que el tráfico y explotación de mujeres genera al año más de 10 mil  millones de dólares, y que este dinero tiene supeditada la conciencia de miles de policías, jueces y políticos en todo el mundo.

Matanza en Monterrey

Durante la madrugada del domingo pasado, 44 reos del penal mexicano de Apodaca, en las afueras de Monterrey, fueron asesinados. A diferencia de lo que ocurrió en Honduras, esta matanza no fue producto de un accidente o de la negligencia. Se trató de un maquiavélico plan cuidadosamente elaborado. En efecto, además de eliminar a miembros del cártel opositor del Golfo, esta brutal carnicería sirvió para cubrir la fuga de 30 reos miembros del grupo criminal Los Zetas. Entre éstos, peligrosos sicarios y narcotraficantes como Óscar Bernal Soriano, líder de la banda en Monterrey.

Se sabe que este incidente no hubiese sido posible sin la complicidad de los custodios que estaban en funciones cuando ocurrió el asesinato y posterior fuga. Junto con estos 18 guardias, las principales autoridades del penal y el jefe de cárceles de Nuevo León fueron suspendidos para facilitar las investigaciones.

Según confirmó el Gobernador de ese estado mexicano, ninguno de los asesinados presentaba heridas por arma de fuego; ya que todos murieron por golpes con piedras, barras de metal y heridas por objeto punzocortante. Un nuevo ejemplo de cómo el narcotráfico puede corroer el tejido social y llegar a cometer barbaridades con una frialdad y crueldad espeluznantes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia