Editorial

Remezón financiero

El mundo de los valores financieros está más cerca de nuestros hogares de lo que se cree

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 23 de enero de 2016

La semana que culmina se caracterizó por el nerviosismo de los inversionistas en los mercados internacionales. Desde la bolsa nipona hasta el emporio de valores en la Gran Manzana sucumbieron a las desenfrenadas variaciones de los indicadores accionarios, que minuto a minuto reflejaron alteraciones en sus cotizaciones que erizaron la piel a más de un financista.  

Tantas subidas y bajadas en un periodo tan corto no es más que el reflejo de una serie de señales que tienden a conducir a estados de confusión y preocupación en las mentes y corazones (si los tienen) de quienes apuestan en la “tómbola” de las bolsas de valores en todo el mundo, que en los pasados días vieron sucumbir sus ganancias, y junto a ellas, miles de millones de dólares de fondos de pensiones de quienes esperan una jubilación digna. Este mundo de valores financieros, de compra y venta de acciones y otros tipos de papeles bursátiles que parece tan lejano a nuestra realidad, y cuyo contacto más próximo a nosotros puede ser una producción cinematográfica hollywoodense protagonizada por un inescrupuloso para quien la avaricia es buena, está más cerca de nuestros hogares de lo que se cree.

El primer efecto directo se hizo sentir en la cotización del barril de petróleo, que durante el mismo periodo cayó un 25%, rozando los 26 dólares, y con ello una muy posible sustancial reducción de ingresos por concepto de la renta gasífera que lamentablemente se encuentra atada a los precios del crudo hasta 2019, cuando se renegociará el contrato de venta de gas a Brasil y que por ahora dista mucho de los $us 45 de referencia en el Presupuesto General del Estado para la presente gestión. Y por consiguiente habrá menos ingresos fiscales para el Tesoro General de la Nación, gobernaciones, municipios y universidades, que tendrán que idear mecanismos de gestión para sostener sus propios presupuestos y ojalá sin afectar el bolsillo de la población. 

En segundo término, la alteración de las bolsas hace que los nervios de inversionistas busquen refugio en algunos activos de mayor valor, y uno de ellos es el “verde” dólar estadounidense, que cada día se fortalece y se hace más valioso en comparación con otras divisas, impulsando devaluaciones que artificialmente abaratan los precios de las importaciones y desplazan a algunos productos nacionales, principalmente de procedencia agrícola, afectando la soberanía alimentaria y en ciertos casos la industria local.

Estos síntomas del contexto financiero internacional no debieran ser tomados como hechos aislados de poca intensidad, al contrario, pues se trata de piezas de un rompecabezas que al ser armado podría desvelar un potencial desaceleramiento económico con consecuencias en el crecimiento del PIB, distribución del ingreso y bienestar. No es simplemente volatilidad, sino una seria advertencia para tomar precauciones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia