Editorial

Repostulación

Si no hay cuidado, la naturaleza misma de la consulta profundizará la polarización.

La Razón (Edición Impresa)

03:13 / 28 de septiembre de 2015

La pasada semana nos ha dejado, además del resultado de los referéndums autonómicos (hasta ahora sujeto a disímiles lecturas), y del fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre la excepción chilena ante la demanda de Bolivia, la ley de modificación de la Constitución Política del Estado, que habilita una nueva postulación del Presidente, si el soberano lo aprueba.

En efecto, tras casi 21 horas de deliberación legislativa y mediante voto nominal de 112 asambleístas que votaron a favor y 41 en contra, se aprobó el proyecto de ley, presentado semanas atrás por la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) y merecedor de un tratamiento prioritario y expedito, que permitió llegar a la sesión del viernes sin mayores tropiezos.

La norma busca modificar el artículo 168 de la CPE a fin de “permitir la reelección constitucional del Presidente y del Vicepresidente por dos veces de manera continua”, en lugar de una vez, como dice el texto actual, para lo cual establece la necesidad de convocar a referéndum aprobatorio, pues su disposición transitoria única establece que solo será “promulgada solemnemente” de resultar aprobada en la consulta al soberano. Previsiblemente, las partes ya han comenzado a trabajar en sus respectivas campañas, o al menos así anunciaron que harían apenas terminada la votación.

Al margen de lo aparentemente sencillo que parece el procedimiento de reforma constitucional, establecido en el Art. 411 de la CPE, pero allanado por el evidente interés oficialista en retener el poder a través de la figura de su líder, lo que llama la atención es la dificultad que tienen los representantes de partidos opositores para posicionar su ideario. No únicamente por su condición minoritaria en un contexto particularmente adverso como es la Asamblea Legislativa, donde prima la consigna, sino también por la escasez de argumentos que muestren una alternativa.

Es previsible que en los próximos meses haya un intenso debate público acerca de cuán sano es para la democracia tener un solo mandatario por muchos periodos consecutivos, sin considerar que el argumento invariablemente se queda corto cuando se observa el desempeño electoral de dicho mandatario a lo largo de los años. De lo que se hablará poco, tal vez, es de la necesidad de construir una verdadera institucionalidad que permita al país gozar de los beneficios atribuidos al líder cuando éste ya no esté.

Por ahora no parecen haber obstáculos en el camino hacia el referéndum aprobatorio de la modificación constitucional. Lo que habrá que observar, entonces, es el uso de recursos que serán puestos en juego para influir en el electorado a favor de una y otra opción, así como los mensajes que expresen las estrategias e intenciones. Es evidente que si no hay cuidado, la naturaleza misma de la consulta profundizará la polarización, con severos efectos para el tejido social

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia