Editorial

Retroceso climático

El crecimiento económico es perfectamente compatible con el cuidado del medio ambiente

La Razón (Edición Impresa)

00:39 / 07 de abril de 2017

Días atrás, el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó una polémica orden ejecutiva que busca desmantelar el legado de la Administración Obama en la lucha contra del cambio climático, con una serie de medidas que, por un lado, impulsan la industria del carbón y las energías fósiles, y por otro, anulan las restricciones a las emisiones contaminantes en el país del norte.

Si bien diferentes organizaciones estadounidenses ya han anunciado una férrea lucha en los tribunales y en las calles contra estas polémicas medidas impulsadas por los grupos de poder que hoy manejan los hilos de la Casa Blanca, se trata sin duda de un peligroso retroceso en la lucha contra el calentamiento global.

A tiempo de emitir este decreto, el magnate inmobiliario le dio la bienvenida a “una nueva revolución energética”, cuyo propósito es “recuperar los puestos de trabajo, volver a cumplir sueños y hacer que América sea rica de nuevo”. Respecto a estos argumentos, innumerables analistas han resaltado que el retroceso de la industria del carbón no se debe tanto a las medidas medioambientales asumidas por Obama, sino sobre todo a la inclusión de técnicas modernas de extracción en este sector, gracias a las cuales hoy en día se requiere muchísima menos fuerza de trabajo que la empleada en la antigua minería del pico y la pala. Por otro lado, con el surgimiento de la fracturación hidráulica (fracking), el gas natural está desplazando al carbón.

Asimismo está ampliamente demostrado que el crecimiento económico es perfectamente compatible con el cuidado del medioambiente. De hecho, un entorno más limpio no solamente incide positivamente en la salud de los habitantes y reduce los costos de la atención sanitaria, sino también repercute en una mayor productividad en todos los ámbitos. De allí que las determinaciones del Mandatario estadounidense van contra toda lógica, no solo desde un punto de vista socioambiental, sino también económico.

De todas maneras, a estas alturas no sorprende su manera de actuar ni de pensar. Se sabe que Trump forma parte de un influyente grupo de republicanos que niegan la responsabilidad del hombre detrás del calentamiento global, a pesar de los incontables desastres climáticos e investigaciones que demuestran que no se trata de un fenómeno futuro, sino de uno muy actual y en extremo peligroso; y todo ello con tal de defender su “derecho” a seguir contaminando para poder acumular aún más riquezas (materiales) de las que ya tienen.

Cabe esperar que los contrapesos institucionales, estadounidenses y multilaterales como la ONU, así como la presión de la ciudadanía y el sentido común funcionen también en este asunto. De lo contrario, podría desvanecerse la última oportunidad de llevar a cabo un esfuerzo de cooperación internacional conjunto para frenar efectivamente el cambio climático.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia