Editorial

Robo patrimonial impune

La Razón / La Paz

00:51 / 26 de abril de 2013

La impunidad es sin duda uno de los principales promotores de la delincuencia. Cuando alguien roba por primera vez y no es sancionado, la probabilidad de que vuelva a cometer el mismo delito es mucho más alta que en un principio. Y a la tercera y cuarta vez que se “sale” con la suya, puede decirse que ya está inscrito en la escuela del hurto, y que es muy probable que no va a parar sino hasta graduarse con honores. De allí la importancia de contener una ola delictiva cuando empieza, ya sea que esté vinculada con el tráfico de drogas, el avasallamiento de minas o la comercialización de bienes patrimoniales. Y no sólo porque la impunidad alienta a los criminales, sino también y sobre todo porque el mal ejemplo se expande como una epidemia.

Días atrás, en este mismo espacio se alertaba sobre la necesidad de detener, cuanto antes, a los delincuentes que en los últimos seis meses han profanado siete templos potosinos, pues de lo contrario estos robos se iban a repetir cada vez con más tirria. Dicho y hecho, pese a las advertencias, hoy decenas de miles de fieles lamentan —algunos hasta las lágrimas— las injurias cometidas contra la Virgen de Copacabana.

Viene siendo tiempo de poner coto a este atentado contra el patrimonio cultural, histórico y religioso de la población.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia