Editorial

Rumbo autonómico

Corresponde impulsar un análisis crítico y un debate plural respecto a las autonomías.

La Razón (Edición Impresa)

00:50 / 26 de noviembre de 2016

El pasado domingo, 15 entidades territoriales autónomas (ETA) de seis departamentos del país votaron en referéndum sobre sus autonomías. En 10 de ellas ganó mayoritariamente la opción Sí, en tanto que la victoria del No se registró en cinco casos. Estos resultados, que requieren análisis y balance, brindan señales distintas sobre el rumbo del proceso autonómico.

¿Cuáles son los principales mensajes de la consulta del domingo? En relación a la votación, la importante participación ciudadana (superior al 75%) demuestra, una vez más, la convicción democrática del pueblo boliviano. Expresa también la reafirmación del referéndum como un mecanismo de la democracia directa y participativa. Y es que la ciudadanía boliviana no solo vota para elegir representantes, sino también para decidir directamente y dar mandatos. Hay avance en la democratización.

Respecto al proceso autonómico, caben diferentes lecturas. El domingo hubo al menos dos señales. La primera fue un importante avance de las autonomías con la aprobación de seis cartas orgánicas, un estatuto de autonomía regional y dos estatutos de autonomías indígena originario campesinas. Así, en nueve entidades territoriales se produjo un salto cualitativo con la puesta en vigencia de su norma autonómica básica. También es relevante la conversión de un municipio en autonomía indígena.

La segunda señal tiene que ver con las cinco ETA que dijeron No. Entre ellas está Sucre, primera ciudad capital que puso en consulta su carta orgánica, además de otros tres municipios: Viacha en La Paz, Vinto en Cochabamba y Cuatro Cañadas en Santa Cruz. Se rechazó asimismo el estatuto indígena de Mojocoya, en Chuquisaca. Hay que señalar, como antecedente, que en el referéndum de septiembre de 2015 cinco departamentos también votaron mayoritariamente por la opción No.

¿Cómo se explica la decisión mayoritaria de rechazo a la aprobación de estatutos y cartas orgánicas? Se mencionan diferentes factores, en especial la disputa política interna y la insuficiente socialización de los documentos en consulta. Cuenta también la falta de motivación de la ciudadanía respecto a las autonomías. Y en algunos casos se hace referencia a un voto castigo plebiscitario respecto a las autoridades locales. Se dice que en Sucre la crisis del agua incidió también en el No.

Tomando nota de estos resultados, parece evidente que el rumbo del proceso autonómico en el país, de suyo complejo, seguirá todavía un cauce tardo y prolongado, cuando no incierto. Para el próximo año ya se anuncia un nuevo referéndum en este campo, lo cual es alentador como avance, pero el dato evidente hoy es que la gran mayoría de departamentos, municipios y autonomías indígenas no tienen estatutos y cartas orgánicas en vigencia. Corresponde impulsar un análisis crítico y un debate plural al respecto.