Editorial

Salario y conflicto

Mientras más tarde la solución, más deberán esperar los trabajadores para su incremento salarial.

La Razón

00:00 / 15 de abril de 2012

El conflicto planteado el 22 de marzo por la Central Obrera Boliviana (COB) al presentar al Gobierno su Pliego Petitorio de este año, demandando un salario mínimo de más de Bs 8.300, y respondido con la oferta de incrementar 15% al mismo, ha entrado en un status quo que promete más tensión social para los próximos días, en un contexto de creciente conflictividad.

Luego del paro movilizado de la COB el pasado miércoles, que derivó en una breve e infructuosa reunión de la dirigencia de los trabajadores con las autoridades del Ejecutivo, y que concluyó con un cuarto intermedio sin fecha para una nueva reunión, la demanda principal de los movilizados cambió del incremento salarial al apoyo al pedido de los médicos que rechazan la jornada laboral de ocho horas.

El estado de status quo puede resumirse a su vez en que los médicos, que se sienten fortalecidos por el apoyo cobista, volverán a trabajar transitoriamente hoy para apoyar la Vacunatón, aunque anuncian radicalizar sus medidas desde mañana, y la COB realizará un nuevo ampliado para tomar decisiones recién el miércoles próximo.

Este cambio de orientación táctica en la dirigencia cobista puede ser interpretado en función de dos elementos. Por una parte, la demanda de un salario mínimo equivalente a $us 1.200 además de inviable, al margen de que estuviera fundamentada en un estudio de la UMSA, fue rápidamente respondida por el Gobierno con la propuesta de incrementar en 15% el salario mínimo y en 7% el resto de los sueldos, acompañada de la explicación de que el incremento propuesto coincide con la inflación registrada en 2011 (6,9% según el INE) y que no es posible disponer de más recursos, pues como nunca en la historia, este año está prevista una multimillonaria inversión pública en el sector productivo.

Por otra parte, pareciera que sumarse a la protesta de los médicos del sector público, en nombre de una 'conquista histórica', podría dar réditos y, sobre todo, reforzar la debilitada capacidad de convocatoria de la COB, que desde hace ya muchos años no atrae atención sobre sus actividades si no es en el marco del conflicto.

Así, es posible señalar que ése es el principal problema que aqueja a la histórica central de trabajadores, pues su incidencia política ha quedado reducida, alternativamente, a ser cooptada por el oficialismo o a plantear sus posicionamientos a través del conflicto y la movilización pública, lo que la expone a la COB a un círculo vicioso en el que pierde cada vez más su antiguo poder de convocatoria.

Es deseable que el conflicto por el incremento salarial no se prolongue ni se agrave aún más, pues antes de resolverse deberá pasar por la negociación con los empresarios privados; pero sobre todo porque mientras más demore la solución, más deberán esperar los trabajadores para recibir su incremento salarial.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia