Editorial

Salvaje proceder

La Razón / La Paz

02:58 / 08 de noviembre de 2013

La protesta —justa y necesaria— de los matarifes de Quillacollo en demanda de una infraestructura que les permita realizar adecuadamente su trabajo terminó convirtiéndose en una salvajada. Como si se tratase de un circo romano, ante la ausencia del burgomaestre para tratar aquel pedido, procedieron a faenar una oveja, un cerdo y un toro en las puertas de la Alcaldía.

Como es de suponer, ese cruel espectáculo conmovió a los ciudadanos ajenos a ese tipo de prácticas, especialmente cuando le tocó el turno al toro, pues hicieron falta varias cuchilladas para acabar con la vida del animal, que desesperado trató de zafarse de sus verdugos hasta que se le acabaron las fuerzas. Lo más lamentable de todo es que este hecho, que bien puede ser calificado de barbarie, no es más que el reflejo de lo que ocurre todos los días en la mayoría de los mataderos del país, donde se da muerte a miles de animales a sangre fría, sin mayor anestesia que la experticia del matarife.

Es de esperar que más pronto que tarde los bolivianos empiecen a concebir a los animales como seres capaces de sentir y sufrir, y basándose en este reconocimiento, se dicten y pongan en práctica medidas protectoras en diferentes ámbitos, entre ellos los mataderos, para evitar su sufrimiento durante el sacrificio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia